domingo, 20 de agosto de 2017

Transformaciones


La vida cotidiana o la vida de cada día, es estudiada por las ciencias sociales en tanto producción y reproducción de sentidos y valoraciones acerca de lo experimentado. La naturalidad con la que ella se despliega la vuelve ajena a toda sospecha y amparada en su inofensivo transcurrir selecciona, combina, ordena el universo de sentidos posibles que le confieren a sus procedimientos y a su lógica el estatuto de normalidad.

Estilo de vida o forma de vida son expresiones que se designan, de una manera genérica, al estilo, forma o manera en que se entiende la vida; no tanto en el sentido de una particular cosmovisión o concepción del mundo -poco menos que una ideología, aunque sea esa a veces la intención del que aplica la expresión, cuando se extiende a la totalidad de la cultura y el arte, como en el de una identidad, una idiosincrasia o un carácter, particular o de grupo -nacional, regional, local, generacional, de clase, subcultural, etc. Expresado en todos o en cualquiera de los ámbitos del comportamiento (trabajo, ocio, sexo, alimentación, ropa, etc.)

Abordar lo que llamamos vida cotidiana, implica vislumbrar los contornos de la subjetividad de cada época. En los últimos años se han producido importantes cambios en la subjetividad, y por lo tanto, en nuestra vida cotidiana.

Sin embargo, estas transformaciones no son iguales para todos. Si bien el capitalismo ha mundializado las formas en que modela las entrañas de nuestra existencia, también es necesario señalar las diferencias, dependiendo de la pertenencia de clase, generación y género, tanto como los lugares donde se desarrolla la propia vida.

Pensar desde América Latina la transformación de los saberes en la llamada “sociedad del conocimiento” debería implicar como requisito contextualizador elucidar lo que eso significa en sociedades que son al mismo tiempo “sociedades del desconocimiento”: el no reconocimiento de la pluralidad de saberes y otras competencias culturales que comparten tanto las mayorías populares como las minorías indígenas o regionales. Saberes y competencias que ni la sociedad ni la propia universidad están sabiendo valorar e incorporar a sus desactualizados mapas del “conocimiento”.

Lo que distingue a la sociedad en gestación no son, pues, las nuevas tareas a que se dedica sino el haber colocado en su centro, en cuanta fuerza productiva directa, a la cultura en su más profunda acepción: la capacidad de procesar símbolos, es decir de conocer y de innovar.

El lugar de la cultura en la sociedad cambia cuando la mediación tecnológica de la comunicación deja de ser meramente instrumental para espesarse, densificarse y convertirse en estructural.


Pues la tecnología remite hoy no a la novedad de unos aparatos sino a nuevos modos de percepción y de lenguaje, a nuevas sensibilidades y escrituras. Radicalizando la experiencia de desanclaje producida por la modernidad, la tecnología deslocaliza los saberes modificando tanto el estatuto cognitivo como institucional de las condiciones del saber, lo que está conduciendo a un fuerte emborronamiento de las fronteras entre razón e imaginación, saber e información, naturaleza y artificio, arte y ciencia, saber experto y experiencia profana.

Sensibilidad


“Lo más profundo que tengo, dijo un día Valery, ¿lo más profundo que tengo? ¡La piel, mi piel!” Estas palabras son quizás un juego de palabras muy profundo.

Si entendemos por “la piel” la sensibilidad, es en efecto lo más profundo que tenemos. Somos nuestra sensibilidad y nunca somos razón. La hermosa definición del “hombre, animal racional” figura en los libros y no se inscribe en la vida. El hombre no es un animal racional. Es sensibilidad, pasión, inmenso deseo, formidable aspiración. Y por eso la música tiene una importancia tan grande en la civilización.

 En su Prometeo, Liszt veía justamente en la música el elemento cultural por excelencia. La música es lo que ordena nuestra sensibilidad. Nos hace convertirnos en música. El milagro del orden tonal está en penetrar nuestra fisiología, armonizar nuestras vibraciones sensibles, abrirnos a un espacio infinito, pero mediante un consentimiento de todo el ser que, de un solo impulso se mueve hacia la Presencia inefable que se siente tanto mejor cuanto que justamente la sensibilidad es más comprendida y colmada.

Nada hay más catastrófico que la ignorancia de la verdad de la sensibilidad. La sensibilidad es un ser vivo, un ser en pleno devenir, un ser dotado de recursos magníficos, un ser en que pululan energías creadoras. Se trata simplemente de ordenarla, abrirla y sosegarla. Y solo se la puede sosegar comprendiéndola y colmándola.

Un día, en una diatriba peligrosa entre Gide y Massis, con toda la intemperancia de su ardiente ortodoxia, dijo Massis a Gide: “Su arte es demoníaco”. Y Gide respondió: “Claro, y no hay arte que no lo sea”, es decir que en este caso la injuria fue recibida por una sensibilidad viva que hace de la injuria una alabanza, que hace de la injuria un programa de vida, justamente, y la revelación del verdadero artista: “Todo arte es demoníaco”.

Cuánto más seguro es el matiz que encontramos en el Calígula de Camus, que pone la omnipotencia del emperador al servicio de su locura, y Camus lo hace afirmar que él es el dueño de todos y de todo, inventando las últimas extravagancias, humillando cuanto puede a todos los seres que tiene en las manos. Cuando su nodriza que lo ama y lo vio crecer, que conoce su temperamento y que está al diapasón con su sensibilidad, es testigo de sus desbordamientos, dice estas palabras magníficas: “¡Él tiene demasiada alma!”.

Demasiada alma, justamente, porque tiene demasiada energía, demasiada grandeza, demasiado poder y no sabe qué hacer de eso, el mundo es demasiado poco para él, y evidentemente, esas palabras eran las únicas que podían tocar ese corazón apasionado, desencadenado, enloquecido por su omnipotencia. Había que comprenderlo primero, abrirle un horizonte posible en esas palabras que son una magnífica promoción: “¡Él tiene demasiada alma!

Todas las músicas en fin de cuentas, tienen su fuente en nuestra sensibilidad cuando se ordena y se abre por el encuentro con el infinito. Y la primera música somos nosotros mismos, cuando todas las raíces se hunden en la luz de Dios y todo el ser no es más que un impulso armoniosamente orientado hacia el infinito. Por eso el gran poeta Patmore dijo esas palabras dignas del más grande pensador: “Las virtudes no son sino pasiones ordenadas, y los vicios, pasiones en desorden.”

No hay pues mayor error que el querer matar la sensibilidad, mayor error que desconocer la dignidad de las pasiones. Es como si se quisiera dañar el instrumento de un artista, so pretexto de que el instrumento es algo material, mientras el arte es algo ideal. No hay música sin instrumento: se trata simplemente de acordarlo para que vibre en armonía y prolongue en la materia el sueño eterno del espíritu.

En todo caso, la experiencia muestra que ningún consejo es útil si no puede ser dado por el ser mismo. Los consejos útiles son los que cada uno puede darse a sí mismo, y los que uno no puede darse, solo son peso para el alma, la oprimen, le imponen una camisa de fuerza que no le brinda ayuda sino que la precipitan en el desorden, exasperando su secreto desconocido y violado.

Hugo W Arostegui

.


Susurros Del Espíritu


“Me dejaste caer con la delicadeza de un tornado sureño, en las garras del océano.
Me sostuviste durante unas milésimas de eso que llamamos tiempo.
Y fue suficiente para que ya no quisiera otro páramo en el que dejar mis huellas.
Con la crueldad que te da tu naturaleza enorme y mágica, me soltaste.
Con la inocencia perturbadora de un niño que juega, inconsciente de su poder.
Y en él me muevo y soy, a oscuras, entre sueños deshilachados y muertos.
Contando las estrellas que faltan para llegar a alguna orilla de arenas tibias...
Donde seguramente siempre me estuve esperando”

“Quiso escribirle al Amor... 
Que las palabras danzaran a su son infinito.
Buscó la tinta más brillante, la pluma más bella, el pergamino más blanco.
Y se sentó, mirándolo con ansiedad.
Pensó, meditó y escudriñó su mente en busca de esas palabras mágicas.
Las que levantan los corazones y arracan lágrimas sin piedad
Pensó, espero.. y entonces unas manos le agarraron.
Unos ojos le envolvieron...
Y el Amor los escribió a ellos...”

"La mente creativa ama aun cuando no hay razón para amar, es feliz cuando no hay razón para serlo, crea donde aparentemente no hay posibilidades de crear, y construye un cielo en la desesperación del infierno." (Sangharakshit)

“Meditar básicamente significa "ser consciente". Observar-darse cuenta-consciencia.
Significa ser y estar aquí, en el ahora. La consciencia viva del instante y de todo lo que a su alrededor se mueve”

“Yo me hago a veces la siguiente pregunta mental: "¿Cuál va a ser mi próximo pensamiento?"  Y observo, mentalmente acechante, la respuesta. Durante uno o más segundos, a veces ocurre que no se piensa en nada, es un momento puro de "no-mente". Los pensamientos pasan constantemente y es nuestra atención la que les da poder en nuestras realidades  y les da forma  al identificarnos con ellos”

“Al observar y crearse esa "división" entre el observador y lo observado, cambia la perspectiva y la visión de la realidad. Problemas que antes parecían importantísimos se difuminan ante nuestros ojos, o pierden parte de esa importancia irreal que le estábamos otorgando con nuestra atención. Los apegos, los hábitos, las necesidades... caen. Allí donde se dirija la luz de la consciencia, no hay secretos y no hay apego y desesperanza angustiosa. Por eso se dice que la meditación es libertad. Eso es iluminarse”

Hugo W Arostegui



Eso Que Llamamos Idea


LA MAGIA ES ENTENDER LA IDEA Y EL MILAGRO REALIZARLA… 

“Es un trabajo eterno, sin principio ni fin·. 

Somos pensamientos, y como tales, estamos siempre renovándonos, reciclándonos, obteniendo nuevos conocimientos. No podemos mantenernos estáticos: nuestra naturaleza no lo permitiría.

Fuimos creados para mantener la mente universal activa y siempre actualizada. Muchos son los llamados, pero pocos los elegidos. Las energías-pensamientos que trasciendan y se eleven lo habrán merecido. 

Para llegar a ser guardián del planeta se necesita haber llegado a un estado espiritual muy elevado y a un nivel extraordinario; aquellos que lo consigan lo habrán ganado con el sudor de su frente.

Decir y hacer son dos términos diferentes. Es fácil creer, como hacen ustedes a través de la fantasía, que se sentarán a la diestra del creador y así se quedarán eternamente. ¿Haciendo qué? Santifican a los hombres como si ellos hubieran conseguido la máxima elevación universal. Confiesan sus pecados e inmediatamente están perdonados. El reconocimiento de una falla no se puede perdonar instantáneamente; el ser que lo reconoce y lo acepta, recién está comenzando su depuración a través del entendimiento profundo; mediante su análisis y los actos de su vida, tendrá que demostrar lo contrario, para llegar a una verdadera rectificación y elevación de su energía-pensamiento.

Pertenecer a una institución religiosa no es lo mismo que tener una religión interna. La espiritualidad debe ser auténtica. No son los templos, rezos, cánticos y ritos religiosos lo que los formará: son ustedes, que interiormente crearán su espiritualidad y la volcarán en los actos, acciones y pensamientos de sus vidas, haciendo de su planeta Tierra una realidad material-espiritual.

Elevar, trascender y salir del planeta para entrar en otras realidades de existencia, implica tener las condiciones necesarias para encarnar en otras realidades. Ustedes salen y entran, pasando de la realidad-materia a la realidad antimateria, regresando una y otra vez. 

Mientras no eleven la energía-pensamiento, es imposible pensar en entrar en otras realidades de existencia.

El universo es tan ordenado que cualquier energía-pensamiento que no pertenezca al grado o plano de esa realidad es considerada un virus y rechazada como tal. Una célula del sistema digestivo no puede pasar a otro sistema, pues este reaccionaría atacándola como a un invasor; si no lo hiciera, el virus-invasor produciría enfermedad y muerte en su sistema. El cuerpo universal es perfecto y ordenado; solo se puede pasar de una dimensión a otra siempre y cuando la energía contenga en sí misma, las características propias del sistema o plano dimensional que la atraerá por afinidad energética.

Hugo W Arostegui



sábado, 19 de agosto de 2017

Legado De Ancestros


Tradición latente, ilusión renovada
Más de un centenar de personas concurrió ayer hasta la vera del río Limay para celebrar el Wiñoy Xipantu, o la "Vuelta del Sol", donde la naturaleza cierra su ciclo para dar inicio a uno nuevo.

 “Es que acá se festeja el año nuevo cuando cambia el tiempo en el hemisferio norte, al revés de lo que dicta la naturaleza a nuestro alrededor”, comentó Pety Pichiñam, la Kimeltucefe o educadora mapuche.

Más de un centenar de personas, en su mayoría jóvenes, concurrieron a la ceremonia ataviadas con las prendas típicas del pueblo originario para proseguir con el legado de sus mayores.

Ponchos, binchas, atuendos coloridos y joyas de plata dan significado a la comunicación de los hombres con las fuerzas de la naturaleza. 

Desde temprano, empezaron con la celebración conjunta con el Katan Kawin que es la fiesta de la perforación de las orejas de las niñas de más de 12 años. “Es el pasaje de niña a mujer. Aquí la madre la viste por última vez y adquiere un significado que representa la fertilidad, la posibilidad de ser madre”, explicó Pichiman.

Por su parte, los niños de la misma edad reciben el Lakutuwvn que es la transmisión del conocimiento del abuelo a un nieto a través del nombre originario mapuche encomiándole la responsabilidad de proyectarlo a las nuevas generaciones.

De esta manera se cierra el círculo de la educación de los integrantes de los descendientes del pueblo originario. “Este es un ámbito de formación autónoma del pueblo mapuche.

Fortalecemos aquí nuestro conocimiento de la relación que tenemos con la naturaleza, del conocimiento de nuestra historia, de nuestros antepasados, de sus vivencias en tiempos de libertad como así también en los de angustia y opresión”, agregó.

Los protagonistas
Los jóvenes, con sus ponchos oscuros y sus guardas multicolores fueron los protagonistas excluyentes de la ceremonia. La emoción en sus rostros aparecía cada vez que sus mayores le susurraban voces de otros tiempos a sus oídos. Es el peso del legado de una generación que reivindica, reconoce o recupera su identidad al formar parte del pueblo mapuche.

Como parte del cierre de los festejos los más pequeños danzaron el Choyke Purun que imita la danza del choique representando la vida en comunidad donde el padre y la madre conjuntamente educan a sus hijos.

Integración y reclamos
La ceremonia contó con gente del “pueblo no mapuche” que se acercó para ser partícipe de este acontecimiento que se viene llevando a cabo desde hace mucho tiempo.

 “Para nosotros son bienvenidos aquellos que quieran compartir este momento con nosotros y de ningún modo son “huincas”, como sí lo es el Estado cuando no reconoce nuestros derechos”, señaló la educadora Pety Pichiñam.

El clima de celebración dio lugar también a la realización de algunos reclamos como la falta de un censo territorial indígena que a su vez sea generador de políticas que ayuden a recuperar las condiciones económicas para mejorar la existencia del pueblo mapuche. “Nos han llevado a ser un pueblo empobrecido”, añadió Pichiñam.




Ante El Asombro


Alguna vez te has preguntado de ¿dónde provenimos?, ¿cuál es nuestro objetivo en la vida?, ¿por qué los seres humanos somos como somos?, ¿cómo pensamos?, ¿para qué estamos en este universo? Bueno, pues estas y otras muchas preguntas y sus respuestas son la materia de trabajo de los filósofos.

La Filosofía es una ciencia encargada desde su aparición en la Antigua Grecia del estudio de la razón y de todo aquello que se presenta como esencial para la vida humana y la naturaleza. Entre sus funciones como ciencia, se encuentra el cuestionar muchos conceptos que se dan por verdaderos con una actitud que busca esclarecer su origen, si verdaderamente son como se presentan, además de conocer cuál es el sentido de su propia existencia.

Cabe preguntarse acerca de los motivos que impulsan al hombre a cuestionarse acerca de la razón, el fundamento primero y esencial del mundo en que vive, y de sí mismo. Ya en su momento Platón y también Aristóteles, postularon que ello se debe a su capacidad de asombro, de admiración y de extrañeza que siente el hombre ante la realidad que lo rodea, y ante la conciencia de sí mismo y de algunas circunstancias que lo afectan; que despiertan en él un insaciable deseo de saber más.

Todo lo anterior nos lleva a pensar que el hombre nunca debería perder esta capacidad. Sin embargo, el hombre occidental la ha ido perdiendo, a consecuencia de aplicar para todo y en todo, una actitud pragmática y hostil que lo proyecta como un hombre moderno, pero deshumanizado.

Vivimos en un constante estado superficial, prestando atención a caprichos que son efímeros, que no duran nada, para luego tener otro que nos va a llevar a un estado de infelicidad constante (Schopenhauer). Dejamos de ver muchas veces a quien está a lado, tal vez, porque siempre vamos contra el tiempo.

Hemos perdido nuestra capacidad de asombro porque hemos olvidado lo que realmente importa, lo trascendente, lo que da sentido a nuestro existir y no a nuestro vivir. Tal vez la tecnología ha incrementado esa incapacidad de asombro en cada uno de nosotros, ya que pensamos que se ha inventado todo y que no podemos esperar nada más. Ya no sorprenden las desgracias que son anunciadas por los medios de comunicación, no prestamos atención a ellas o tal vez, no las dimensionamos de acuerdo a la importancia que tienen. Simplemente dejamos de sentir que algo nos conmueve, porque vivimos dentro de una frialdad increíble.

¿Qué hacer para recuperar esa capacidad de asombro? ¿Tal vez hacernos nuevas preguntas? o quizá ¿buscar nuevas respuestas a las mismas interrogantes?

Hugo W Arostegui




Discapacidad


La discapacidad intelectual implica una serie de limitaciones en las habilidades que la persona aprende para funcionar en su vida diaria y que le permiten responder ante distintas situaciones y lugares.

La discapacidad intelectual se expresa en la relación con el entorno. Por tanto, depende tanto de la propia persona como de las barreras u obstáculos que tiene alrededor. Si logramos un entorno más fácil y accesible, las personas con discapacidad intelectual tendrán menos dificultades, y por ello, su discapacidad parecerá menor.

A las personas con discapacidad intelectual les cuesta más que a los demás aprender, comprender y comunicarse.

La discapacidad intelectual generalmente es permanente, es decir, para toda la vida, y tiene un impacto importante en la vida de la persona y de su familia.

Es importante señalar que:

La discapacidad intelectual no es una enfermedad mental.

Las personas con discapacidad intelectual son ciudadanos y ciudadanas como el resto.

Cada una de estas personas tienen capacidades, gustos, sueños y necesidades particulares. Como cualquiera de nosotros.

Todas las personas con discapacidad intelectual tienen posibilidad de progresar si le damos los apoyos adecuados.

Hay muchos tipos y causas diferentes de discapacidad intelectual. Algunos se originan antes de que un bebé nazca, otros durante el parto y otros a causa de una enfermedad grave en la infancia. Pero siempre antes de los 18 años.

Existen personas con discapacidad grave y múltiple (limitaciones muy importantes y presencia de más de una discapacidad) que necesitan apoyo todo el tiempo en muchos aspectos de sus vidas: para comer, beber, asearse, peinarse, vestirse, etc.

Sin embargo una buena parte de las personas con discapacidad intelectual tiene gran autonomía, y no necesita muchos apoyos para llevar una vida normal.


Filosofía: Entendimiento


El entendimiento en el proceso de la experiencia partir de la filosofía de Hume y Kant
¿De qué forma llegamos a conocer? ¿Existe el conocimiento independiente de las percepciones sensoriales? si es así, ¿de qué naturaleza es éste? ¿Es posible llegar a adquirir el conocimiento sólo a través de la experiencia sensorial o se requiere de alguna facultad adicional? ¿Cómo se forman las ideas? ¿Qué papel desempeña el entendimiento en el proceso cognitivo? 

Todas estas preguntas han estado presentes en las discusiones filosóficas desde los tiempos de los presocráticos y algunas de ellas continúan permeando los debates contemporáneos. De manera general, todas ellas implican de algún modo una oposición entre el entendimiento y los sentidos como fuentes del conocimiento. Durante la Ilustración, esta oposición se hizo patente entre los racionalistas, para los cuales el entendimiento es capaz, por sí mismo, de producir conocimiento, y los empiristas, para quienes la experiencia sensible se constituye como el único criterio de la verdad.

Como uno de los principales representantes del empirismo inglés del siglo XVIII, David Hume (1711-1776) llega incluso a negar que el entendimiento cumpliera función alguna en el proceso de formación de las ideas simples, ya que para él, todo conocimiento era adquirido por medio de la experiencia sensible. En medio del debate entre estas dos doctrinas, se abre camino la llamada filosofía crítica de Immanuel Kant (1724-1804), la cual se apoya en los resultados tanto del empirismo como del racionalismo para determinar  los límites a los que puede aspirar la razón prescindiendo de toda experiencia

“Kant tenía un nuevo modelo de la situación epistémica. Aunque reconocía que la cognición requería datos sensoriales, creía que no se trataba simplemente de recibir datos sensoriales, sino que todos los aspectos de este complejo proceso requerían aportaciones esenciales de la mente”

Finalmente, considero que puede ser interesante como tema para un futuro estudio el conocer tanto la historia de las ideas que llevaron a Kant a postular tal concepción del entendimiento, como la manera en que la filosofía contemporánea ha retomado esta recurrente oposición entre el entendimiento y la sensación, entre lo a priori y lo a posteriori. 

.

Intelecto


El intelecto es la capacidad que tiene el ser humano de comprender, analizar y entender el mundo que le rodea. De algún modo se asimila al concepto de razón, a la capacidad de discernir el orden oculto del universo de modo tal que le permita mejorar sus condiciones de existencia. El intelecto se va desarrollando con el paso el paso de los años, a medida que se crece y se tienen experiencias. Está íntimamente relacionado con el sistema nerviosos central y es por ello que es de enorme importancia su estimulación en los niños, proveyéndoles además de requerimientos básicos en lo que refiere a nutrición.

Es difícil comprender en que momento en la historia se realizó el pasaje entre una bestia a un ser humano, pero lo cierto es que el mismo está íntimamente relacionado con la aparición del intelecto. En este sentido cabe señalarse que en los animales, y en particular en los homínidos existe algún grado de capacidad cognitiva; no obstante, en el hombre este tipo de condición excede largamente cualquier otra manifestación en la naturaleza y es por ello que el fenómeno debe ser estudiado detenidamente a efectos de obtener conclusiones relevantes.

Es importante entender en lo que respecta a este tema que el intelecto debe manifestarse en experiencias culturales concretas. Los datos más antiguos al respecto refieren a manifestaciones pictóricas y al uso de utensilios destinados a la caza. Cuando el hombre hace su aparición sobre la faz de la tierra, el intelecto se manifiesta en la modernización constante de herramientas que le permiten un tipo de existencia más acogedora. Así, vemos como prontamente va desarrollando nuevas técnicas que le garantizan la supervivencia.

Desde el punto de vista ético, el intelecto es considerado como la fuente de la moral misma. En efecto, desde la tradición que se inicia en Aristóteles y que se extiende durante la Edad Media con Santo Tomás, el intelecto es aquella capacidad del hombre que le sirve de discernimiento entre lo que es bueno o malo. Esta capacidad puede fallar en muchas ocasiones, pero es la que funda la búsqueda del bien y el rechazo del mal. Existen diversas posturas jurídicas que se basan en este hecho.

Dada la importancia que se da a esta cualidad del hombre, no es de extrañar que se de tanta trascendencia en determinados países a una educación de primera calidad. En este sentido, es sabido que el desarrollo del intelecto en los recursos humanos de una nación es uno de los primeros focos de productividad




La Lectura Como Ejercicio


La lectura es uno de los mejores ejercicios para mantener en forma el cerebro
Además de favorecer la empatía, ejercita la memoria, mejora la concentración, fortalece las conexiones neuronales y protege contra las enfermedades neurodegenerativas

La lectura es uno de los mejores ejercicios para mantener el cerebro en forma: aumenta la capacidad de concentración, promueve la empatía, favorece las conexiones entre neuronas y, si es un hábito frecuente, es un ejercicio útil para evitar la pérdida de las funciones cognitivas asociadas a la edad.
“Un cerebro activo no sólo realiza mejor sus funciones, sino que incrementa la rapidez de la respuesta. Mientras leemos, obligamos a nuestro cerebro a pensar, a ordenar ideas, a interrelacionar conceptos, a ejercitar la memoria y a imaginar, lo que permite mejorar nuestra capacidad intelectual estimulando nuestras neuronas. La lectura también genera temas de conversación, lo que facilita la interacción y las relaciones sociales, otro aspecto clave para mantener nuestro cerebro ejercitado”, 
recuerdan desde la Sociedad Española de Neurología, con motivo de la celebración del Día Internacional del Libro.

Con la lectura aumenta la actividad cerebral principalmente en el hemisferio izquierdo. Pero son muchas más las áreas implicadas: el reconocimiento de una palabra escrita supone identificar las letras, procesarlas en sílabas y luego traducirlas a sonidos.

Todo comienza cuando nuestra retina reconoce unos signos que llamamos letras y los une en una palabra. A partir de ahí, se produce una cascada de activación cerebral que implica áreas muy diversas: la primera es la corteza visual, ubicada en el lóbulo occipital. Después la información pasa a la corteza de asociación visual, que nos permite identificar las letras encadenadas. A partir de aquí se abren dos nuevas rutas, una que permite a nuestro cerebro traducir las palabras a sonidos y otra que decodifica el significado de cada palabra.

El área de Broca, situada en el hemisferio izquierdo, además de estar implicada en la producción del habla, el procesamiento del lenguaje y la comprensión, está también implicada en el análisis de las oraciones complejas. De ahí que uno de los beneficios de la lectura sea también el de facilitar la comprensión de oraciones y frases.

Y todo esto, cualquiera que sea el género elegido. Los expertos asegura que las narraciones, sean o no de ficción, nos ayudan también a mejorar las habilidades sociales y la empatía, precisamente porque nos permiten sumergirnos en las vivencias de los personajes y en las interacciones que establecen entre ellos.



Ausencia De Hábitos De Lectura


No leemos la mayor parte de los artículos que compartimos en redes sociales
Compartir información nunca había sido tan fácil. Con un solo clic podemos poner a disposición de nuestros contactos en las redes sociales cualquier información. Lo más difícil es luego discernir si se trata de una noticia falsa o no, pero es que muchas veces se le da a retuitear o a compartir una noticia casi sin saber de qué va.

 ¿Lee la gente lo que comparte antes de hacerlo?

Al parecer, y según un reciente informe elaborado por Chartbeat, no. El estudio  analiza la relación entre los “me gusta” de los artículos y el aumento del engagement del artículo posteado. 

La viralidad puede ser beneficiosa para según qué contenidos, pero lo cierto es que no tiene que ver con que el público lea, vea o entre directamente en el enlace que acompaña la publicación.

Para elaborar el estudio, entre los meses de noviembre y diciembre del pasado 2016 se seleccionaron las 1.000 noticias más compartidas en la red social Facebook para comparar la cifra de compartidos con el número total de visitantes en sus páginas web en la misma fecha.

Los resultados muestran que algo influye, pero que el aumento es tan mínimo que tenemos una visión desvirtualizada de lo que es compartir una noticia y hacernos eco de una información: no estamos llegando a tanta gente como cabría esperar.

El estudio pone de relieve lo importantes que son los titulares en Facebook para captar la atención de los usuarios, ya que la mayor parte de ellos no profundiza más allá. Se queda en el titular y comparte. 

De ahí el fenómeno conocido como clickbait, que busca llamar la atención con títulos que invitan al clic, pero nada más.

El estudio también señala que los creadores del contenido deberían prestar atención no solo a los “me gusta” y comentarios recibidos, sino que también debería medirse el tiempo real que cada usuario pasa en su página web a raíz de haber visto un enlace en Facebook





Nuestros Valores


Identificar nuestros propios valores, esos que están profundamente arraigados en nosotros, y aplicarlos en nuestra vida nos facilitará la obtención no solo del éxito en la vida y en el trabajo, sino también de la felicidad.

Los valores son aquellos rasgos o cualidades que cada uno de nosotros considera que vale la pena y que representan las prioridades personales. Son, en definitiva, aquello que nos mueve desde lo más profundo de nuestro ser. Estos valores nos acompañan allá donde estemos, tanto a nivel personal como laboral.

Hacer una declaración de valores, reconocerlos como propios y aplicarlos en nuestra vida nos define como personas y nos ayuda a lograr nuestros objetivos personales y a vivir feliz y plenamente.

Cada uno debemos ser fiel a nosotros mismos. Es fácil que en ocasiones nuestros valores choquen con los valores (o falta de valores) de los demás. Pero vivir en función de los valores o no-valores de los demás no sólo nos alejará de la felicidad, sino que nos dificultará lograr el éxito en la vida.

Algunos valores por los que vale la pena vivir
A veces puede resultar algo difícil identificar estos valores, sobre todo si vivimos en entornos fuertemente represivos, no respetuosos o impositivos. En la siguiente lista encontrarás algunos valores por los que realmente merece la pena vivir y sobre los que merece la pena establecer una base de comportamiento y actitud en la vida.

No es necesario que todos estos valores formen parte de nuestras aspiraciones personales. De hecho, muchos te criticarán por tener exceso o falta de alguno de ellos. Lo importante es que identifiques los que realmente te mueve a ti, sin autocensura, y que los vivas.

Algunos de estos valores son la ambición, la competencia, la individualidad la responsabilidad, la exactitud, el respeto, la dedicación, la diversidad, la mejora, la diversión, el disfrutar de la vida, la lealtad, la credibilidad, la excelencia, la honestidad,la responsabilidad, la autonomía, la calidad, la eficiencia, la dignidad, la colaboración, la innovación, el trabajo en equipo, la administración, la empatía, el logro, el coraje, la sabiduría, la independencia, la seguridad, el desafío, la influencia, el aprendizaje, la compasión, la amabilidad, la disciplina, el orden, la generosidad, la persistencia, el optimismo, , la igualdad, la integridad , el servicio, la fiabilidad, y la flexibilidad, entre otros.

¿Por qué identificar y establecer tus valores?
Tus valores se componen de todo lo que te ha sucedido en la vida e incluyen influencias de tu familia, religión, amistades y compañeros, así como de tu educación o de los que has visto o leído. Las personas efectivas y exitosas reconocen estas influencias ambientales, las identifican y desarrollan un conjunto claro, conciso y significativo de valores, creencias y prioridades. Una vez definidos, estos valores crean un gran impacto cada aspecto de la vida, ya que modelan el comportamiento e influyen en la toma de decisiones y en las interacciones personales y ayudan a establecer las metas y los propósitos.

Elegir los valores que son más importantes para ti, los valores en los que crees y que definen tu carácter es muy importante para la autoestima, base para el éxito y la felicidad. Vivir visiblemente todos los días en el trabajo y en casa estos valore es una de las herramientas más poderosas para ser la persona que quieres ser y para alcanzar tus metas y sueños, y para influir positivamente en los demás.


El Ejercicio Mental


Durante siglos, los científicos creían que la mayor parte del desarrollo cerebral se producía en los primeros años de la vida y que este órgano permanecía casi inmutable en la edad adulta. Pero en las últimas dos décadas estudios científicos, como los publicados en la revista Neuroscience, descubrieron el fenómeno de la neuroplasticidad: la capacidad del cerebro para permitir que las neuronas y las conexiones entre ellas estén en constante reciclaje.

Hay indicios razonables que muestran que entrenar la mente y aprender cosas nuevas puede proteger del declive cognitivo asociado a la vejez, un problema que afecta, según la OMS, a 35,6 millones de personas y aumenta en 7,7 millones cada año.

El mensaje está alimentando un auge en el mundo de gimnasios cerebrales digitales. Juan Fortea, vocal del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN), apunta: “El Alzheimer se da en todo tipo de personas, seas Premio Nobel, presidente de un país o hayas estudiado y ejercitado tu mente a lo largo de toda tu vida. Aunque esta realidad no va a cambiar por mucho que entrenemos nuestro cerebro o practiquemos determinadas habilidades cognitivas, sí es cierto que no es lo mismo golpear a una persona que está en forma, pesa 80 kilos y está bien musculada, que a otra más frágil”. Sin embargo, en los pacientes con más reserva cognitiva la enfermedad avanza más rápido que en los carentes de ella… Parece una contradicción, pero no lo es. Según el especialista de la SEN, “en estos pacientes los síntomas clínicos se inician más tarde porque se compensa con su reserva y, cuando esta acaba, la progresión es más rápida. A mayor reserva, más tiempo sin los estragos que causa la enfermedad”.

Ejercite la mente
La escolaridad, la dieta y el ejercicio, entre otros, han demostrado su eficacia a la hora de recargar nuestra reserva cognitiva, pero tener la nevera llena no está del todo en nuestras manos. 

“El coeficiente intelectual está determinado por factores estructurales que no se pueden modificar, como el volumen intercraneal”, apunta el experto. ¿Entonces, qué papel juegan los gimnasios cerebrales digitales? “Pueden tener sus efectos beneficiosos, aunque aún no disponemos de la evidencia científica que nos permita aseverar que este entrenamiento por sí solo sea la solución. Lo que sí se ha comprobado es que la eficacia o impacto de las intervenciones de estimulación cognitiva es muy superior cuando se realizan en conjunción con el ejercicio físico”, responde Fortea.

No es lo mismo golpear a alguien en forma que a una persona frágil. Lo mismo pasa con el Alzheimer. Varias de estas premisas fueron valoradas por José Ignacio Bescós y Javier Sánchez, creadores de Unobrain, el primer club on line debrain fitness en el entorno hispanohablante, que cuenta ya con más de 100.000 seguidores. Dos emprendedores enamorados de las neurociencias que decidieron hace ahora dos años volcar todas sus inquietudes en una serie de juegos en línea que permitieran a los usuarios potenciar sus habilidades cognitivas al hilo de otras iniciativas que ya existían en el mercado. “Pensamos que lo importante era centrarse en las áreas cerebrales en las que había evidencias más sólidas sobre el papel del entrenamiento cognitivo, pero también nos dimos cuenta de que este proyecto debería contar con un grupo de expertos de distintas disciplinas”, recuerdan los padres de Unobrain.

Así, en su creación, ha participado un equipo multidisciplinario formado por neuropsicólogos, ingenieros, programadores, nutricionistas, médicos, diseñadores y meditadores, además de con la colaboración de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC). “El concepto de brain fitness pretende establecer hábitos de vida cerebro-saludables entrenando el control del estrés, la neuronutrición y el ejercicio físico”, recalcan. Por todo ello, su programa gira en torno a cuatro ejes: un gimnasio cerebral con programas personalizados de entrenamiento compuesto por ejercicios que trabajan de manera lúdica la atención, la memoria, el lenguaje y la velocidad de procesamiento del usuario; un programa de control del estrés implementado a través de un dispositivo de neurofeedback (un casco de electroencefalografía que captura las frecuencias asociadas a la actividad cerebral y permite evaluar el nivel de estrés); un menú cerebro-saludable diseñado por nutricionistas y un programa de actividad física cardiocerebral que mejora las capacidades cognitivas. “Crear un hábito es difícil, por eso nuestro gran desafío era diseñar juegos que, además de útiles, fueran amenos, supusieran un reto y animaran a la capacidad de superación de los usuarios”, reconoce Sánchez.

Paloma Barjola, investigadora del Departamento de Neuropsicología de la URJC e interesada en la Neurociencia Cognitiva y Afectiva y en la Psicofisiología, aclara: “En mi grupo realizamos estudios de funcionamiento del cerebro. Tratamos de averiguar qué áreas están involucradas en determinadas tareas, como la memoria, la concentración o el lenguaje y, a la luz de nuestros conocimientos, 
asesoramos en el desarrollo de los juegos de Unobrain. 

Lo que buscábamos los profesionales es un programa de entrenamiento cognitivo que no trabaje solo una función, sino que ejercite de forma más o menos equilibrada la atención, la memoria, la concentración o el cálculo”. Esta experta admite: “Hemos constatado que los entrenamientos de 15 a 20 minutos tres días por semana de determinadas funciones cognitivas ayudan a su mejoría”. Y refrenda sus palabras mencionando un estudio llevado a cabo con pacientes afectadas de fibromialgia, una enfermedad que causa dolores musculares, cansancio y falta de memoria. Los datos muestran que, tras una breve intervención cognitiva en línea, la atención selectiva, la fluidez verbal y la velocidad de procesamiento mental de estos pacientes mejoran en comparación con los que no ejercitan su mente a través de esta herramienta.

“Es importante asimilar que, al igual que entrenamos y cuidamos de nuestro cuerpo para mejorar nuestra calidad de vida y prevenir enfermedades, trabajar nuestra mente puede que no impida que desarrollemos Alzheimer, pero sí que preservemos un mayor número de habilidades cognitivas”, recalca la investigadora de la UJRC. Desde este punto de vista, millones de personas en el mundo se están inscribiendo (en EE UU se prevé que este sector supere los 2.000 millones de dólares en 2015). 

El motivo, según los expertos, es que hay más conciencia de que el cerebro se desarrolla y se preserva en función de lo que hacemos en nuestras vidas. Las personas que están envejeciendo ahora son más saludables y desean mantener sus cerebros vivos.

Fuente: El País.

viernes, 18 de agosto de 2017

El Pasado Sin Mañana


Vivir el momento presente es algo de lo que todos somos conscientes, pero que muy pocos hacemos realidad debido a las prisas, el trabajo, el estrés y otros muchos factores que hacen que cada día sea como otro cualquiera. Solamente, cuando nos encontramos enfermos o ante una situación adversa somos conscientes del aquí y el ahora, de nuestro presente, ese que ignoramos sin darnos cuenta.

Pero, sacrificar nuestro presente por pensar en el futuro nos impide disfrutar del “ahora”. Este “ahora” que constituye todo lo que tu vida significa, donde se encierra todo lo positivo, toda nuestra felicidad.

“No te detengas en el pasado, no sueñes con el futuro, concentra la mente en el presente”
-Buda Gautama-

Bien es cierto que el presente tan solo dura un instante. Un minuto que ya haya pasado se puede considerar pasado y el minuto al que nos dirigimos es nuestro futuro. El tiempo es efímero y cuesta saborearlo.

Lo curioso es que le damos más importancia a nuestro pasado y nuestro futuro que a nuestro propio presente. Ese que pasa tan rápido delante de nuestros ojos, tanto que ni nos damos cuenta de ello
.
“Estamos acostumbrados a mirar dónde vamos a pisar, en vez de fijarnos en nuestras propias pisadas”

Esto no quiere decir que no debamos pensar en nuestro pasado ni en nuestro futuro. El pasado nos ayuda a aprender y progresar; y el futuro nos ayuda a conseguir nuestras metas, a motivarnos y soñar con aquello que deseamos. Pero, ¿dónde queda el presente en todo esto?

Valora tu presente, al igual que tu pasado y tu futuro

Como ya mencionamos, el futuro es ese minuto, esa hora que está por llegar. Pensar en el futuro como algo lejano e idealizado es una vía de escape ante un presente con el que no nos sentimos conformes.

¿Por qué pensamos que lo que está por venir será siempre mejor? Porque todas las personas piensan así, pero ¿funciona? Cuídate de idealizar ese futuro en el que piensas, tal vez, cuando llegue te sorprenda la decepción. ¿Esto era todo? Pensarás. Tu futuro será un sueño decepcionante que no te satisfará.

Porque tras llegar a esa meta, seguirás pensando en el día de mañana y así sucesivamente. Siempre intentando ver más lejos cuando deberías ver los pasos que estás dando, cómo verdaderamente estás caminando.

¿Qué consejos deberías tener en cuenta para centrarte en el hoy y no en el mañana?

Si deseas hacer algo, hazlo ya. Tanto si es un viaje, cambiar de trabajo, darle un giro a tu vida. No pienses que el día de mañana será mejor que ahora. Si estás seguro de algo no lo pienses, ¡solo hazlo!

No pienses en lo que pueda pasar, disfruta de lo que tienes ahora, lo que tenga que pasar, ¡pasará!
Sé realista en tu presente y no idealices un futuro imaginario. Si quieres un futuro que se cumpla, debes hacerlo presente ahora.

El momento apropiado siempre será ¡ahora!


Cuando El Camino Es Sinuoso


Frases y Pensamientos

“La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida”. V. Frankl.

“No hay amor suficiente capaz de llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma”.        I. Orce.
“La luz es demasiado dolorosa para quienes viven en la oscuridad”. Eckhart Tolle.

“El nacimiento no es un acto, sino un proceso”. Erich Fromm.

“Los pensamientos son como las nubes, vienen y van, y tú eres el cielo. No has de hacer nada. Si simplemente observas, sin juzgar, criticar o comentar, obtienes el control”. Osho.

“Sólamente dos legados duraderos podemos aspirar a dejar a nuestros hijos: uno, raíces; el otro, alas”. H. Carter.

“La felicidad es la certeza de no sentirse perdido”. J. Bucay.

“La amistad, como todo verdadero encuentro, es dar y recibir”. P. Guisar.

“Hablamos, incluso callándonos”. Humberto Eco.

“Cuanto más grande es el caos, más cerca está la solución”. Mao Tse Tung.

“Cuando no se puede retroceder, sólo debe preocuparnos la mejor manera de seguir hacia adelante”. Paulo Coelho.

“La experiencia pasada debe ser el faro que nos indique un camino, y no un muelle donde amarrarnos”.
“Cuando se viaja en dirección a un objetivo es muy importante prestar atención al camino. El camino es el que nos enseña la mejor manera de llegar”. Paulo Coelho.

“Hay tres cosas que nunca vuelven atrás: la palabra pronunciada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida”. Proverbio chino.

“Llegará un momento en que creas que todo ha terminado. Ese será el principio”. Louis L´Amour.

“La hora más oscura de la noche, es la que antecede al alba”. Proverbio sefardi.

“Te quiero, no sólo por lo que eres, sino por lo que yo soy cuando estoy contigo”. Anónimo.

“Para construir un puente hacen falta al menos dos orillas”.
“No camines delante de mí porque no podría seguirte. No camines detrás de mí, porque podría perderte. No camines debajo de mí, porque podría pisarte. No camines encima de mí, porque podría sentir que me pesas. Camina a mi lado, porque somos iguales”. Jorge Bucay.

“Lo observado dice más sobre el observador, que sobre lo observado”. Máster en Constelaciones Familiares.

“El exceso de libertad, causa desamparo”. Máster en Constelaciones Familiares.
“Toda decisión implica una renuncia”.

“Nadie puede hacerse cargo de nuestras propias decisiones, y tampoco nosotros podemos hacernos cargo de las necesidades de los demás”. Máster en Constelaciones Familiares.

“Recibir es distinto de Tomar: Recibir es pasivo y Tomar es incorporar activamente”. Máster en Constelaciones Familiares.

“La claridad es directamente proporcional a los grados de libertad en mi vida. La claridad no está en recomponer nada en el pasado, sino asintiendo a lo que fue”. Máster en Constelaciones Familiares.

 “Cuando una generación calla algo, la siguiente la grita”. Máster en Constelaciones Familiares.

“Cuando alguien habla mucho, oculta lo esencial”.

“Los reclamos que hacemos a la pareja, son los reclamos que hacemos a nuestros padres. Cuando ya no reclamamos nada es que ya hemos crecido”. Máster en Constelaciones Familiares.

“Los abuelos llegan a sus hijos a través de sus nietos”. Máster en Constelaciones Familiares
.
“Herido lo femenino se hiere la grandeza, herido lo masculino se hiere la fortaleza”. Máster en Constelaciones Familiares.

“El hombre infeliz es aquél que vive de los recuerdos del pasado y de las esperanzas del futuro, alguien incapaz de saborear el presente y obsesionado, en cambio por inventar maneras de hacer pasar el tiempo”. Kierkegaard.

“El mapa no es el territorio”. Alfred Korzybski.

“La madurez es proporcional al número de despedidas concluidas”. Máster en CF.

“Mientras no creas que el mundo te desea, nunca será tuyo”. A. Jodorowsky.

“Solamente un corazón agradecido aprende”. Máster en CF.

“El proceso de los adolescentes es un alejamiento de ciertas cosas para poder integrarlas, 
desvalidar ciertas cosas para después validarlas y poder construir una identidad”. Máster en CF.

“Todo fracaso es una oportunidad. No hay fracaso, sino cambio de camino. Si no acepto el cambio de camino, fracaso”. A. Jodorowsky.


Eso Que Llamamos Vida


La vida es un instante... Y ese instante es ahora
No podemos permitir que las preocupaciones del pasado o del futuro nos impidan vivir el momento presente. Es importante que nos concienciemos del aquí y el ahora y los disfrutemos al máximo

A veces se nos olvida que la vida son instantes enfrascados en suspirosque asumimos en forma de tropiezos y, como consecuencia, de aprendizajes. La verdad es que no es fácil detenerse a pensar cuando cientos de preocupaciones y de cosas por hacer se agolpan en nuestra mente cada día.

Así, llega el momento en el que cumples los 40 o los 50 años y te das cuenta de que te encuentras entre dos generaciones que evidencian lo efímera que es la vida. Entonces echamos a correr en busca de unas condiciones vitales que nos permitan aprovechar cada instante.

No obstante, la experiencia nos ofrece la oportunidad de poder conciliar las diferentes esferas de nuestra vida, dejando de preocuparnos por aquello que pasó y por lo que pasará para así poder centrar nuestra atención en disfrutar de lo que está aconteciendo.

El peso de nuestra vida

“¿Sus vidas cuánto pesan? Imaginen por un segundo que llevan una mochila. Quiero que noten las correas sobre los hombros, ¿las notan?
Ahora quiero que la llenen con todas las cosas que tienen en sus vidas. Empiecen por las que hay en los estantes y los cajones, las tonterías que coleccionan. Noten cómo se acumula el peso. 
Ahora cosas más grandes: ropa, pequeños electrodomésticos, lámparas, toallas, la tele… La mochila ya pesa. Ahora, cosas más grandes: el sofá, la cama, alguna mesa…
Métanlo todo dentro: el coche, la casa, un estudio o un apartamento de dos dormitorios. Quiero que introduzcan todo eso dentro de la mochila. Intenten caminar. Es difícil, ¿no?

Pues esto es lo que hacemos con nuestra vida a diario. Nos vamos sobrecargando hasta que no podemos ni movernos. Y no se equivoquen, moverse es vivir.

Ahora voy a prenderle fuego a esa mochila. ¿Qué quieren sacar? ¿Las fotos? Las fotos son para la gente que no puede recordar, tomen gasolina y quémenlas. Es más, dejen que se queme todo e imagínense despertando mañana sin nada. Resulta estimulante, ¿no es así? 

Tienen otra mochila. Solo que, esta vez, deben llenarla con personas. Pueden empezarla con los conocidos: amigos de amigos, la gente de la oficina, y luego pasen a las personas a las que confían sus secretos: sus primos, tíos, tías, hermanos, hermanas, sus padres y, por fin, su marido o su mujer, su novio o su novia.

Métanlos en la mochila. Sientan el peso de la mochila. Puedo asegurarles que sus relaciones son la carga más pesada de su vida. ¿No sienten un peso clavándose en sus hombros? Todas esas negociaciones,  discusiones, secretos y compromisos…  No necesitan cargar con eso.

¿Por qué no dejan la mochila? Hay animales que viven cargando con otros en simbiosis toda su vida. Amantes sin suerte, cisnes monógamos… No somos esos animales. Si nos movemos despacio morimos rápido. Nosotros no somos cisnes, somos tiburones”. 
-Bingham, en Up in the air-

Esta alegoría nos sirve para ejemplificar algo que nos cuesta ver: cargamos demasiado a nuestras espaldas. Algunas cosas son necesarias y de otras nos deberíamos deshacer, pues solo deberíamos llevarlas con nosotros temporalmente.

Además, parte del peso que llevamos deberíamos cargarlo al corazón, pues cada obligación se aligera cuando la aceptamos y le encontramos su sitio. Este tipo de peso está constituido por los sentimientos, las emociones y las personas.

Para sumar vida a los años no hay edad
Para llenarte de fuerza no hay límites temporales. Ese instante que llamamos vida nos permite mirar con serenidad a nuestro alrededor y gritar sin miedo nuestros temores. Solo de esta manera lograremos hacer lo que deseamos, pues el único fracaso es no vivir.

Se trata de convivir con las arrugas y con la sabiduría que nos aporta el paso de los años. 

Nuestros surcos son el reflejo de nuestros aprendizajes y experiencias, de las flechas que nos hirieron de manera inesperada y de las asas de nuestra mochila.

No dejes que los miedos frenen tu vida. Atesora instantes y viaja con tus deseos a las espaldas. Nunca renuncies a la vida que quieres vivir.


jueves, 17 de agosto de 2017

Imprescindible


La palabra imprescindible es aquella que se usa normalmente para designar a las cosas, fenómenos, objetos o personas que son importantes en determinadas circunstancias u ocasiones y que no pueden ser reemplazadas por nada más porque son el centro de relevancia sin el cual no se podría llevar adelante lo que se intenta hacer. 

Algo es imprescindible cuando, justamente, no se puede prescindir de ello o cuando no se puede evitar estar ante su presencia ya que eso significaría que algo está incompleto.

El término imprescindible se encarna como la negación de algo prescindible. Todo lo prescindible es aquello sin lo que se puede estar , todo lo que se puede omitir o evitar en determinadas situaciones. Entonces, por contraste, lo imprescindible es todo aquello que tiene que estar sí o sí presente, que no se puede omitir o negar. 

El término imprescindible es en este sentido mucho más terminante y drástico que aquel al que se opone ya que significa que eso a lo que se hace referencia, aquello imprescindible, es mucho más importante que cualquier otra cosa o elemento.

Normalmente, el término imprescindible se puede utilizar en una variedad de ámbitos, espacios y circunstancias muy disímiles unos de los otros. Sin embargo, lo que se mantiene es sin duda el carácter de relevante que se le otorga a aquello de lo que se habla. Por ejemplo, puede ser imprescindible tomar determinada medicación para curar una enfermedad como también puede ser imprescindible presentar determinado formulario para realizar un trámite, como también puede serlo necesitar manzanas para hacer una torta de manzanas.

En cualquier caso, independientemente de cada caso, se está haciendo referencia a la idea de que tal elemento es central para la realización de una acción, para que un fenómeno tome lugar, para que se genere un cambio o se mantenga aquello que se quiera mantener.





Personalidad


Definición de Tipos de Personalidad
Cada tipo de personalidad refleja algunos rasgos de comportamiento habitual de las personas. Carl Jung considera que existen cuatro funciones esenciales para el ser humano: sentir, intuir, pensar y percibir.

En cualquier individuo existen rasgos particulares, siendo que nadie es igual a otro, sin embargo, al profundizar sobre un tipo específico de personalidad, se observa que están más desarrolladas ciertas características.

El carácter extrovertido es típico de aquella persona que se enfoca principalmente hacia el exterior. Es decir, es una persona sociable e inquieta que tiene una intensa vida social. Por tanto, son personas que encuentran una buena dosis de referencia personal en este contacto con los demás, en el plano social donde pueden ver y ser vistos.


Generalmente, intentan adaptarse a las situaciones con relativa facilidad. Por el contrario, el carácter introvertido es propio de personas que tienden a enfocarse en la interioridad como un bien esencial. Se recrea en sus sentimientos y emociones.

Las figuras de estudio según Carl Jung
1. Reflexivo introvertido es una persona que tiene una vida intelectual muy rica en matices. Pero no se siente cómoda en la relación con los demás. Su vida intelectual le hace proyectar una imagen de interés ante los demás.

2. Las personas sentimentales extravertida tienen grandes habilidades de empatía y sensibilidad para entablar lazos con los demás. Pero a su vez, también son vulnerables ante el vacío social o el rechazo por parte de los demás.

3. El sentimental introvertido es aquella persona que se siente cómoda en la soledad, le gusta pasar desapercibida en los eventos sociales. De hecho, tiende a evitar muchos de estos planes si son multitudinarios.

4. El intuitivo introvertido comprende a personas que, como indica su propio nombre, tienen una gran intuición. A veces parece que pudieran leer el pensamiento de otras personas al intuirlo por sus comportamientos.

5. El intuitivo extravertida es propia de personas a las que le encanta la aventura. Son personas a las que les gusta improvisar nuevos planes gracias a una agenda muy activa. Esta perspectiva de aventura también es el reflejo de personas que tienden a centrarse en sí mismas.

6. El individuo perceptivo extravertido persigue el placer. Por ejemplo, le encanta la buena mesa.

7. El perceptivo introvertido es propia de personas que expresan una mirada artística gracias a competencias sensoriales.

8. El sentimental introvertido es aquella persona que tiende a ser solitaria y que proyecta una imagen de nostalgia constante que le ata al pasado. El hecho de que sea solitaria no significa que sea egoísta ya que esta clasificación también muestra una atención habitual hacia las necesidades ajenas.

Autoconocimiento


“Si nos atrevemos, podemos ir en busca de nuestras propias respuestas y, finalmente, encontrarlas”

Desde siempre sentí la necesidad de ir más allá de la información académica recopilada en los libros, de traspasar el marco de investigación convencional, porque sus respuestas se me quedaban cortas, no me llenaban. Fue entonces cuando empecé a explorar el campo de posibilidades que me ofrecía el desarrollo de la percepción a la hora de desentrañar esos enigmas existenciales que todos nos hemos planteado alguna vez sobre quiénes somos, qué hacemos aquí y cuál es el sentido de nuestra vida.

Descubrí mucho más de lo que pensaba. Me di cuenta de que, si nos atrevemos, podemos ir en busca de nuestras propias respuestas y, finalmente, encontrarlas.

Suelo decir que no es que estemos en crisis, sino que vivimos momentos críticos que requieren toda nuestra lucidez y coraje para producir esa renovación íntima tan necesaria. Es hora de tomar conciencia de quienes somos realmente, de identificar el origen de los miedos que no nos dejan avanzar, de liberarnos de todo el dolor, que es el lado perverso del sentir, de encontrarle pleno sentido a la vida.

La vida está llena de sutilezas que pasamos por alto o banalizamos. Sin embargo, son esas sutilezas las que nos hacen reflexionar y ponernos a prueba. En estos tiempos de incertidumbre que vivimos, es más importante que nunca hacer aflorar ese lado delicado de nosotros mismos, a nivel de pensamientos, de emociones y sensaciones.

Es nuestro aliado más valioso, el que nos da las claves para superar los miedos y volver a confiar en la vida. Tenemos que recuperar esa delicadeza que nos humaniza y glorifica, que nos permite sentir toda la belleza que nos rodea. Por eso, el principal objetivo de este curso es propiciar el florecimiento de la sensibilidad a través del conocimiento profundo de nosotros mismos.

El trabajo de autoconocimiento requiere todo nuestro coraje y sinceridad para producir esa renovación interior que nos permite evolucionar, ser más coherentes con nuestra esencia y con nuestros actos. Es imprescindible tomarse tiempo para reflexionar en profundidad acerca de quiénes somos, en qué momento de nuestra evolución estamos y de qué manera podemos acceder a una visión global, más actualizada y real de nosotros mismos. 

Solo así podremos afrontar los desafíos que nos plantea la vida.