sábado, 19 de agosto de 2017

Discapacidad


La discapacidad intelectual implica una serie de limitaciones en las habilidades que la persona aprende para funcionar en su vida diaria y que le permiten responder ante distintas situaciones y lugares.

La discapacidad intelectual se expresa en la relación con el entorno. Por tanto, depende tanto de la propia persona como de las barreras u obstáculos que tiene alrededor. Si logramos un entorno más fácil y accesible, las personas con discapacidad intelectual tendrán menos dificultades, y por ello, su discapacidad parecerá menor.

A las personas con discapacidad intelectual les cuesta más que a los demás aprender, comprender y comunicarse.

La discapacidad intelectual generalmente es permanente, es decir, para toda la vida, y tiene un impacto importante en la vida de la persona y de su familia.

Es importante señalar que:

La discapacidad intelectual no es una enfermedad mental.

Las personas con discapacidad intelectual son ciudadanos y ciudadanas como el resto.

Cada una de estas personas tienen capacidades, gustos, sueños y necesidades particulares. Como cualquiera de nosotros.

Todas las personas con discapacidad intelectual tienen posibilidad de progresar si le damos los apoyos adecuados.

Hay muchos tipos y causas diferentes de discapacidad intelectual. Algunos se originan antes de que un bebé nazca, otros durante el parto y otros a causa de una enfermedad grave en la infancia. Pero siempre antes de los 18 años.

Existen personas con discapacidad grave y múltiple (limitaciones muy importantes y presencia de más de una discapacidad) que necesitan apoyo todo el tiempo en muchos aspectos de sus vidas: para comer, beber, asearse, peinarse, vestirse, etc.

Sin embargo una buena parte de las personas con discapacidad intelectual tiene gran autonomía, y no necesita muchos apoyos para llevar una vida normal.


Filosofía: Entendimiento


El entendimiento en el proceso de la experiencia partir de la filosofía de Hume y Kant
¿De qué forma llegamos a conocer? ¿Existe el conocimiento independiente de las percepciones sensoriales? si es así, ¿de qué naturaleza es éste? ¿Es posible llegar a adquirir el conocimiento sólo a través de la experiencia sensorial o se requiere de alguna facultad adicional? ¿Cómo se forman las ideas? ¿Qué papel desempeña el entendimiento en el proceso cognitivo? 

Todas estas preguntas han estado presentes en las discusiones filosóficas desde los tiempos de los presocráticos y algunas de ellas continúan permeando los debates contemporáneos. De manera general, todas ellas implican de algún modo una oposición entre el entendimiento y los sentidos como fuentes del conocimiento. Durante la Ilustración, esta oposición se hizo patente entre los racionalistas, para los cuales el entendimiento es capaz, por sí mismo, de producir conocimiento, y los empiristas, para quienes la experiencia sensible se constituye como el único criterio de la verdad.

Como uno de los principales representantes del empirismo inglés del siglo XVIII, David Hume (1711-1776) llega incluso a negar que el entendimiento cumpliera función alguna en el proceso de formación de las ideas simples, ya que para él, todo conocimiento era adquirido por medio de la experiencia sensible. En medio del debate entre estas dos doctrinas, se abre camino la llamada filosofía crítica de Immanuel Kant (1724-1804), la cual se apoya en los resultados tanto del empirismo como del racionalismo para determinar  los límites a los que puede aspirar la razón prescindiendo de toda experiencia

“Kant tenía un nuevo modelo de la situación epistémica. Aunque reconocía que la cognición requería datos sensoriales, creía que no se trataba simplemente de recibir datos sensoriales, sino que todos los aspectos de este complejo proceso requerían aportaciones esenciales de la mente”

Finalmente, considero que puede ser interesante como tema para un futuro estudio el conocer tanto la historia de las ideas que llevaron a Kant a postular tal concepción del entendimiento, como la manera en que la filosofía contemporánea ha retomado esta recurrente oposición entre el entendimiento y la sensación, entre lo a priori y lo a posteriori. 

.

Intelecto


El intelecto es la capacidad que tiene el ser humano de comprender, analizar y entender el mundo que le rodea. De algún modo se asimila al concepto de razón, a la capacidad de discernir el orden oculto del universo de modo tal que le permita mejorar sus condiciones de existencia. El intelecto se va desarrollando con el paso el paso de los años, a medida que se crece y se tienen experiencias. Está íntimamente relacionado con el sistema nerviosos central y es por ello que es de enorme importancia su estimulación en los niños, proveyéndoles además de requerimientos básicos en lo que refiere a nutrición.

Es difícil comprender en que momento en la historia se realizó el pasaje entre una bestia a un ser humano, pero lo cierto es que el mismo está íntimamente relacionado con la aparición del intelecto. En este sentido cabe señalarse que en los animales, y en particular en los homínidos existe algún grado de capacidad cognitiva; no obstante, en el hombre este tipo de condición excede largamente cualquier otra manifestación en la naturaleza y es por ello que el fenómeno debe ser estudiado detenidamente a efectos de obtener conclusiones relevantes.

Es importante entender en lo que respecta a este tema que el intelecto debe manifestarse en experiencias culturales concretas. Los datos más antiguos al respecto refieren a manifestaciones pictóricas y al uso de utensilios destinados a la caza. Cuando el hombre hace su aparición sobre la faz de la tierra, el intelecto se manifiesta en la modernización constante de herramientas que le permiten un tipo de existencia más acogedora. Así, vemos como prontamente va desarrollando nuevas técnicas que le garantizan la supervivencia.

Desde el punto de vista ético, el intelecto es considerado como la fuente de la moral misma. En efecto, desde la tradición que se inicia en Aristóteles y que se extiende durante la Edad Media con Santo Tomás, el intelecto es aquella capacidad del hombre que le sirve de discernimiento entre lo que es bueno o malo. Esta capacidad puede fallar en muchas ocasiones, pero es la que funda la búsqueda del bien y el rechazo del mal. Existen diversas posturas jurídicas que se basan en este hecho.

Dada la importancia que se da a esta cualidad del hombre, no es de extrañar que se de tanta trascendencia en determinados países a una educación de primera calidad. En este sentido, es sabido que el desarrollo del intelecto en los recursos humanos de una nación es uno de los primeros focos de productividad




La Lectura Como Ejercicio


La lectura es uno de los mejores ejercicios para mantener en forma el cerebro
Además de favorecer la empatía, ejercita la memoria, mejora la concentración, fortalece las conexiones neuronales y protege contra las enfermedades neurodegenerativas

La lectura es uno de los mejores ejercicios para mantener el cerebro en forma: aumenta la capacidad de concentración, promueve la empatía, favorece las conexiones entre neuronas y, si es un hábito frecuente, es un ejercicio útil para evitar la pérdida de las funciones cognitivas asociadas a la edad.
“Un cerebro activo no sólo realiza mejor sus funciones, sino que incrementa la rapidez de la respuesta. Mientras leemos, obligamos a nuestro cerebro a pensar, a ordenar ideas, a interrelacionar conceptos, a ejercitar la memoria y a imaginar, lo que permite mejorar nuestra capacidad intelectual estimulando nuestras neuronas. La lectura también genera temas de conversación, lo que facilita la interacción y las relaciones sociales, otro aspecto clave para mantener nuestro cerebro ejercitado”, 
recuerdan desde la Sociedad Española de Neurología, con motivo de la celebración del Día Internacional del Libro.

Con la lectura aumenta la actividad cerebral principalmente en el hemisferio izquierdo. Pero son muchas más las áreas implicadas: el reconocimiento de una palabra escrita supone identificar las letras, procesarlas en sílabas y luego traducirlas a sonidos.

Todo comienza cuando nuestra retina reconoce unos signos que llamamos letras y los une en una palabra. A partir de ahí, se produce una cascada de activación cerebral que implica áreas muy diversas: la primera es la corteza visual, ubicada en el lóbulo occipital. Después la información pasa a la corteza de asociación visual, que nos permite identificar las letras encadenadas. A partir de aquí se abren dos nuevas rutas, una que permite a nuestro cerebro traducir las palabras a sonidos y otra que decodifica el significado de cada palabra.

El área de Broca, situada en el hemisferio izquierdo, además de estar implicada en la producción del habla, el procesamiento del lenguaje y la comprensión, está también implicada en el análisis de las oraciones complejas. De ahí que uno de los beneficios de la lectura sea también el de facilitar la comprensión de oraciones y frases.

Y todo esto, cualquiera que sea el género elegido. Los expertos asegura que las narraciones, sean o no de ficción, nos ayudan también a mejorar las habilidades sociales y la empatía, precisamente porque nos permiten sumergirnos en las vivencias de los personajes y en las interacciones que establecen entre ellos.



Ausencia De Hábitos De Lectura


No leemos la mayor parte de los artículos que compartimos en redes sociales
Compartir información nunca había sido tan fácil. Con un solo clic podemos poner a disposición de nuestros contactos en las redes sociales cualquier información. Lo más difícil es luego discernir si se trata de una noticia falsa o no, pero es que muchas veces se le da a retuitear o a compartir una noticia casi sin saber de qué va.

 ¿Lee la gente lo que comparte antes de hacerlo?

Al parecer, y según un reciente informe elaborado por Chartbeat, no. El estudio  analiza la relación entre los “me gusta” de los artículos y el aumento del engagement del artículo posteado. 

La viralidad puede ser beneficiosa para según qué contenidos, pero lo cierto es que no tiene que ver con que el público lea, vea o entre directamente en el enlace que acompaña la publicación.

Para elaborar el estudio, entre los meses de noviembre y diciembre del pasado 2016 se seleccionaron las 1.000 noticias más compartidas en la red social Facebook para comparar la cifra de compartidos con el número total de visitantes en sus páginas web en la misma fecha.

Los resultados muestran que algo influye, pero que el aumento es tan mínimo que tenemos una visión desvirtualizada de lo que es compartir una noticia y hacernos eco de una información: no estamos llegando a tanta gente como cabría esperar.

El estudio pone de relieve lo importantes que son los titulares en Facebook para captar la atención de los usuarios, ya que la mayor parte de ellos no profundiza más allá. Se queda en el titular y comparte. 

De ahí el fenómeno conocido como clickbait, que busca llamar la atención con títulos que invitan al clic, pero nada más.

El estudio también señala que los creadores del contenido deberían prestar atención no solo a los “me gusta” y comentarios recibidos, sino que también debería medirse el tiempo real que cada usuario pasa en su página web a raíz de haber visto un enlace en Facebook





Nuestros Valores


Identificar nuestros propios valores, esos que están profundamente arraigados en nosotros, y aplicarlos en nuestra vida nos facilitará la obtención no solo del éxito en la vida y en el trabajo, sino también de la felicidad.

Los valores son aquellos rasgos o cualidades que cada uno de nosotros considera que vale la pena y que representan las prioridades personales. Son, en definitiva, aquello que nos mueve desde lo más profundo de nuestro ser. Estos valores nos acompañan allá donde estemos, tanto a nivel personal como laboral.

Hacer una declaración de valores, reconocerlos como propios y aplicarlos en nuestra vida nos define como personas y nos ayuda a lograr nuestros objetivos personales y a vivir feliz y plenamente.

Cada uno debemos ser fiel a nosotros mismos. Es fácil que en ocasiones nuestros valores choquen con los valores (o falta de valores) de los demás. Pero vivir en función de los valores o no-valores de los demás no sólo nos alejará de la felicidad, sino que nos dificultará lograr el éxito en la vida.

Algunos valores por los que vale la pena vivir
A veces puede resultar algo difícil identificar estos valores, sobre todo si vivimos en entornos fuertemente represivos, no respetuosos o impositivos. En la siguiente lista encontrarás algunos valores por los que realmente merece la pena vivir y sobre los que merece la pena establecer una base de comportamiento y actitud en la vida.

No es necesario que todos estos valores formen parte de nuestras aspiraciones personales. De hecho, muchos te criticarán por tener exceso o falta de alguno de ellos. Lo importante es que identifiques los que realmente te mueve a ti, sin autocensura, y que los vivas.

Algunos de estos valores son la ambición, la competencia, la individualidad la responsabilidad, la exactitud, el respeto, la dedicación, la diversidad, la mejora, la diversión, el disfrutar de la vida, la lealtad, la credibilidad, la excelencia, la honestidad,la responsabilidad, la autonomía, la calidad, la eficiencia, la dignidad, la colaboración, la innovación, el trabajo en equipo, la administración, la empatía, el logro, el coraje, la sabiduría, la independencia, la seguridad, el desafío, la influencia, el aprendizaje, la compasión, la amabilidad, la disciplina, el orden, la generosidad, la persistencia, el optimismo, , la igualdad, la integridad , el servicio, la fiabilidad, y la flexibilidad, entre otros.

¿Por qué identificar y establecer tus valores?
Tus valores se componen de todo lo que te ha sucedido en la vida e incluyen influencias de tu familia, religión, amistades y compañeros, así como de tu educación o de los que has visto o leído. Las personas efectivas y exitosas reconocen estas influencias ambientales, las identifican y desarrollan un conjunto claro, conciso y significativo de valores, creencias y prioridades. Una vez definidos, estos valores crean un gran impacto cada aspecto de la vida, ya que modelan el comportamiento e influyen en la toma de decisiones y en las interacciones personales y ayudan a establecer las metas y los propósitos.

Elegir los valores que son más importantes para ti, los valores en los que crees y que definen tu carácter es muy importante para la autoestima, base para el éxito y la felicidad. Vivir visiblemente todos los días en el trabajo y en casa estos valore es una de las herramientas más poderosas para ser la persona que quieres ser y para alcanzar tus metas y sueños, y para influir positivamente en los demás.


El Ejercicio Mental


Durante siglos, los científicos creían que la mayor parte del desarrollo cerebral se producía en los primeros años de la vida y que este órgano permanecía casi inmutable en la edad adulta. Pero en las últimas dos décadas estudios científicos, como los publicados en la revista Neuroscience, descubrieron el fenómeno de la neuroplasticidad: la capacidad del cerebro para permitir que las neuronas y las conexiones entre ellas estén en constante reciclaje.

Hay indicios razonables que muestran que entrenar la mente y aprender cosas nuevas puede proteger del declive cognitivo asociado a la vejez, un problema que afecta, según la OMS, a 35,6 millones de personas y aumenta en 7,7 millones cada año.

El mensaje está alimentando un auge en el mundo de gimnasios cerebrales digitales. Juan Fortea, vocal del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN), apunta: “El Alzheimer se da en todo tipo de personas, seas Premio Nobel, presidente de un país o hayas estudiado y ejercitado tu mente a lo largo de toda tu vida. Aunque esta realidad no va a cambiar por mucho que entrenemos nuestro cerebro o practiquemos determinadas habilidades cognitivas, sí es cierto que no es lo mismo golpear a una persona que está en forma, pesa 80 kilos y está bien musculada, que a otra más frágil”. Sin embargo, en los pacientes con más reserva cognitiva la enfermedad avanza más rápido que en los carentes de ella… Parece una contradicción, pero no lo es. Según el especialista de la SEN, “en estos pacientes los síntomas clínicos se inician más tarde porque se compensa con su reserva y, cuando esta acaba, la progresión es más rápida. A mayor reserva, más tiempo sin los estragos que causa la enfermedad”.

Ejercite la mente
La escolaridad, la dieta y el ejercicio, entre otros, han demostrado su eficacia a la hora de recargar nuestra reserva cognitiva, pero tener la nevera llena no está del todo en nuestras manos. 

“El coeficiente intelectual está determinado por factores estructurales que no se pueden modificar, como el volumen intercraneal”, apunta el experto. ¿Entonces, qué papel juegan los gimnasios cerebrales digitales? “Pueden tener sus efectos beneficiosos, aunque aún no disponemos de la evidencia científica que nos permita aseverar que este entrenamiento por sí solo sea la solución. Lo que sí se ha comprobado es que la eficacia o impacto de las intervenciones de estimulación cognitiva es muy superior cuando se realizan en conjunción con el ejercicio físico”, responde Fortea.

No es lo mismo golpear a alguien en forma que a una persona frágil. Lo mismo pasa con el Alzheimer. Varias de estas premisas fueron valoradas por José Ignacio Bescós y Javier Sánchez, creadores de Unobrain, el primer club on line debrain fitness en el entorno hispanohablante, que cuenta ya con más de 100.000 seguidores. Dos emprendedores enamorados de las neurociencias que decidieron hace ahora dos años volcar todas sus inquietudes en una serie de juegos en línea que permitieran a los usuarios potenciar sus habilidades cognitivas al hilo de otras iniciativas que ya existían en el mercado. “Pensamos que lo importante era centrarse en las áreas cerebrales en las que había evidencias más sólidas sobre el papel del entrenamiento cognitivo, pero también nos dimos cuenta de que este proyecto debería contar con un grupo de expertos de distintas disciplinas”, recuerdan los padres de Unobrain.

Así, en su creación, ha participado un equipo multidisciplinario formado por neuropsicólogos, ingenieros, programadores, nutricionistas, médicos, diseñadores y meditadores, además de con la colaboración de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC). “El concepto de brain fitness pretende establecer hábitos de vida cerebro-saludables entrenando el control del estrés, la neuronutrición y el ejercicio físico”, recalcan. Por todo ello, su programa gira en torno a cuatro ejes: un gimnasio cerebral con programas personalizados de entrenamiento compuesto por ejercicios que trabajan de manera lúdica la atención, la memoria, el lenguaje y la velocidad de procesamiento del usuario; un programa de control del estrés implementado a través de un dispositivo de neurofeedback (un casco de electroencefalografía que captura las frecuencias asociadas a la actividad cerebral y permite evaluar el nivel de estrés); un menú cerebro-saludable diseñado por nutricionistas y un programa de actividad física cardiocerebral que mejora las capacidades cognitivas. “Crear un hábito es difícil, por eso nuestro gran desafío era diseñar juegos que, además de útiles, fueran amenos, supusieran un reto y animaran a la capacidad de superación de los usuarios”, reconoce Sánchez.

Paloma Barjola, investigadora del Departamento de Neuropsicología de la URJC e interesada en la Neurociencia Cognitiva y Afectiva y en la Psicofisiología, aclara: “En mi grupo realizamos estudios de funcionamiento del cerebro. Tratamos de averiguar qué áreas están involucradas en determinadas tareas, como la memoria, la concentración o el lenguaje y, a la luz de nuestros conocimientos, 
asesoramos en el desarrollo de los juegos de Unobrain. 

Lo que buscábamos los profesionales es un programa de entrenamiento cognitivo que no trabaje solo una función, sino que ejercite de forma más o menos equilibrada la atención, la memoria, la concentración o el cálculo”. Esta experta admite: “Hemos constatado que los entrenamientos de 15 a 20 minutos tres días por semana de determinadas funciones cognitivas ayudan a su mejoría”. Y refrenda sus palabras mencionando un estudio llevado a cabo con pacientes afectadas de fibromialgia, una enfermedad que causa dolores musculares, cansancio y falta de memoria. Los datos muestran que, tras una breve intervención cognitiva en línea, la atención selectiva, la fluidez verbal y la velocidad de procesamiento mental de estos pacientes mejoran en comparación con los que no ejercitan su mente a través de esta herramienta.

“Es importante asimilar que, al igual que entrenamos y cuidamos de nuestro cuerpo para mejorar nuestra calidad de vida y prevenir enfermedades, trabajar nuestra mente puede que no impida que desarrollemos Alzheimer, pero sí que preservemos un mayor número de habilidades cognitivas”, recalca la investigadora de la UJRC. Desde este punto de vista, millones de personas en el mundo se están inscribiendo (en EE UU se prevé que este sector supere los 2.000 millones de dólares en 2015). 

El motivo, según los expertos, es que hay más conciencia de que el cerebro se desarrolla y se preserva en función de lo que hacemos en nuestras vidas. Las personas que están envejeciendo ahora son más saludables y desean mantener sus cerebros vivos.

Fuente: El País.

viernes, 18 de agosto de 2017

El Pasado Sin Mañana


Vivir el momento presente es algo de lo que todos somos conscientes, pero que muy pocos hacemos realidad debido a las prisas, el trabajo, el estrés y otros muchos factores que hacen que cada día sea como otro cualquiera. Solamente, cuando nos encontramos enfermos o ante una situación adversa somos conscientes del aquí y el ahora, de nuestro presente, ese que ignoramos sin darnos cuenta.

Pero, sacrificar nuestro presente por pensar en el futuro nos impide disfrutar del “ahora”. Este “ahora” que constituye todo lo que tu vida significa, donde se encierra todo lo positivo, toda nuestra felicidad.

“No te detengas en el pasado, no sueñes con el futuro, concentra la mente en el presente”
-Buda Gautama-

Bien es cierto que el presente tan solo dura un instante. Un minuto que ya haya pasado se puede considerar pasado y el minuto al que nos dirigimos es nuestro futuro. El tiempo es efímero y cuesta saborearlo.

Lo curioso es que le damos más importancia a nuestro pasado y nuestro futuro que a nuestro propio presente. Ese que pasa tan rápido delante de nuestros ojos, tanto que ni nos damos cuenta de ello
.
“Estamos acostumbrados a mirar dónde vamos a pisar, en vez de fijarnos en nuestras propias pisadas”

Esto no quiere decir que no debamos pensar en nuestro pasado ni en nuestro futuro. El pasado nos ayuda a aprender y progresar; y el futuro nos ayuda a conseguir nuestras metas, a motivarnos y soñar con aquello que deseamos. Pero, ¿dónde queda el presente en todo esto?

Valora tu presente, al igual que tu pasado y tu futuro

Como ya mencionamos, el futuro es ese minuto, esa hora que está por llegar. Pensar en el futuro como algo lejano e idealizado es una vía de escape ante un presente con el que no nos sentimos conformes.

¿Por qué pensamos que lo que está por venir será siempre mejor? Porque todas las personas piensan así, pero ¿funciona? Cuídate de idealizar ese futuro en el que piensas, tal vez, cuando llegue te sorprenda la decepción. ¿Esto era todo? Pensarás. Tu futuro será un sueño decepcionante que no te satisfará.

Porque tras llegar a esa meta, seguirás pensando en el día de mañana y así sucesivamente. Siempre intentando ver más lejos cuando deberías ver los pasos que estás dando, cómo verdaderamente estás caminando.

¿Qué consejos deberías tener en cuenta para centrarte en el hoy y no en el mañana?

Si deseas hacer algo, hazlo ya. Tanto si es un viaje, cambiar de trabajo, darle un giro a tu vida. No pienses que el día de mañana será mejor que ahora. Si estás seguro de algo no lo pienses, ¡solo hazlo!

No pienses en lo que pueda pasar, disfruta de lo que tienes ahora, lo que tenga que pasar, ¡pasará!
Sé realista en tu presente y no idealices un futuro imaginario. Si quieres un futuro que se cumpla, debes hacerlo presente ahora.

El momento apropiado siempre será ¡ahora!


Cuando El Camino Es Sinuoso


Frases y Pensamientos

“La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida”. V. Frankl.

“No hay amor suficiente capaz de llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma”.        I. Orce.
“La luz es demasiado dolorosa para quienes viven en la oscuridad”. Eckhart Tolle.

“El nacimiento no es un acto, sino un proceso”. Erich Fromm.

“Los pensamientos son como las nubes, vienen y van, y tú eres el cielo. No has de hacer nada. Si simplemente observas, sin juzgar, criticar o comentar, obtienes el control”. Osho.

“Sólamente dos legados duraderos podemos aspirar a dejar a nuestros hijos: uno, raíces; el otro, alas”. H. Carter.

“La felicidad es la certeza de no sentirse perdido”. J. Bucay.

“La amistad, como todo verdadero encuentro, es dar y recibir”. P. Guisar.

“Hablamos, incluso callándonos”. Humberto Eco.

“Cuanto más grande es el caos, más cerca está la solución”. Mao Tse Tung.

“Cuando no se puede retroceder, sólo debe preocuparnos la mejor manera de seguir hacia adelante”. Paulo Coelho.

“La experiencia pasada debe ser el faro que nos indique un camino, y no un muelle donde amarrarnos”.
“Cuando se viaja en dirección a un objetivo es muy importante prestar atención al camino. El camino es el que nos enseña la mejor manera de llegar”. Paulo Coelho.

“Hay tres cosas que nunca vuelven atrás: la palabra pronunciada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida”. Proverbio chino.

“Llegará un momento en que creas que todo ha terminado. Ese será el principio”. Louis L´Amour.

“La hora más oscura de la noche, es la que antecede al alba”. Proverbio sefardi.

“Te quiero, no sólo por lo que eres, sino por lo que yo soy cuando estoy contigo”. Anónimo.

“Para construir un puente hacen falta al menos dos orillas”.
“No camines delante de mí porque no podría seguirte. No camines detrás de mí, porque podría perderte. No camines debajo de mí, porque podría pisarte. No camines encima de mí, porque podría sentir que me pesas. Camina a mi lado, porque somos iguales”. Jorge Bucay.

“Lo observado dice más sobre el observador, que sobre lo observado”. Máster en Constelaciones Familiares.

“El exceso de libertad, causa desamparo”. Máster en Constelaciones Familiares.
“Toda decisión implica una renuncia”.

“Nadie puede hacerse cargo de nuestras propias decisiones, y tampoco nosotros podemos hacernos cargo de las necesidades de los demás”. Máster en Constelaciones Familiares.

“Recibir es distinto de Tomar: Recibir es pasivo y Tomar es incorporar activamente”. Máster en Constelaciones Familiares.

“La claridad es directamente proporcional a los grados de libertad en mi vida. La claridad no está en recomponer nada en el pasado, sino asintiendo a lo que fue”. Máster en Constelaciones Familiares.

 “Cuando una generación calla algo, la siguiente la grita”. Máster en Constelaciones Familiares.

“Cuando alguien habla mucho, oculta lo esencial”.

“Los reclamos que hacemos a la pareja, son los reclamos que hacemos a nuestros padres. Cuando ya no reclamamos nada es que ya hemos crecido”. Máster en Constelaciones Familiares.

“Los abuelos llegan a sus hijos a través de sus nietos”. Máster en Constelaciones Familiares
.
“Herido lo femenino se hiere la grandeza, herido lo masculino se hiere la fortaleza”. Máster en Constelaciones Familiares.

“El hombre infeliz es aquél que vive de los recuerdos del pasado y de las esperanzas del futuro, alguien incapaz de saborear el presente y obsesionado, en cambio por inventar maneras de hacer pasar el tiempo”. Kierkegaard.

“El mapa no es el territorio”. Alfred Korzybski.

“La madurez es proporcional al número de despedidas concluidas”. Máster en CF.

“Mientras no creas que el mundo te desea, nunca será tuyo”. A. Jodorowsky.

“Solamente un corazón agradecido aprende”. Máster en CF.

“El proceso de los adolescentes es un alejamiento de ciertas cosas para poder integrarlas, 
desvalidar ciertas cosas para después validarlas y poder construir una identidad”. Máster en CF.

“Todo fracaso es una oportunidad. No hay fracaso, sino cambio de camino. Si no acepto el cambio de camino, fracaso”. A. Jodorowsky.


Eso Que Llamamos Vida


La vida es un instante... Y ese instante es ahora
No podemos permitir que las preocupaciones del pasado o del futuro nos impidan vivir el momento presente. Es importante que nos concienciemos del aquí y el ahora y los disfrutemos al máximo

A veces se nos olvida que la vida son instantes enfrascados en suspirosque asumimos en forma de tropiezos y, como consecuencia, de aprendizajes. La verdad es que no es fácil detenerse a pensar cuando cientos de preocupaciones y de cosas por hacer se agolpan en nuestra mente cada día.

Así, llega el momento en el que cumples los 40 o los 50 años y te das cuenta de que te encuentras entre dos generaciones que evidencian lo efímera que es la vida. Entonces echamos a correr en busca de unas condiciones vitales que nos permitan aprovechar cada instante.

No obstante, la experiencia nos ofrece la oportunidad de poder conciliar las diferentes esferas de nuestra vida, dejando de preocuparnos por aquello que pasó y por lo que pasará para así poder centrar nuestra atención en disfrutar de lo que está aconteciendo.

El peso de nuestra vida

“¿Sus vidas cuánto pesan? Imaginen por un segundo que llevan una mochila. Quiero que noten las correas sobre los hombros, ¿las notan?
Ahora quiero que la llenen con todas las cosas que tienen en sus vidas. Empiecen por las que hay en los estantes y los cajones, las tonterías que coleccionan. Noten cómo se acumula el peso. 
Ahora cosas más grandes: ropa, pequeños electrodomésticos, lámparas, toallas, la tele… La mochila ya pesa. Ahora, cosas más grandes: el sofá, la cama, alguna mesa…
Métanlo todo dentro: el coche, la casa, un estudio o un apartamento de dos dormitorios. Quiero que introduzcan todo eso dentro de la mochila. Intenten caminar. Es difícil, ¿no?

Pues esto es lo que hacemos con nuestra vida a diario. Nos vamos sobrecargando hasta que no podemos ni movernos. Y no se equivoquen, moverse es vivir.

Ahora voy a prenderle fuego a esa mochila. ¿Qué quieren sacar? ¿Las fotos? Las fotos son para la gente que no puede recordar, tomen gasolina y quémenlas. Es más, dejen que se queme todo e imagínense despertando mañana sin nada. Resulta estimulante, ¿no es así? 

Tienen otra mochila. Solo que, esta vez, deben llenarla con personas. Pueden empezarla con los conocidos: amigos de amigos, la gente de la oficina, y luego pasen a las personas a las que confían sus secretos: sus primos, tíos, tías, hermanos, hermanas, sus padres y, por fin, su marido o su mujer, su novio o su novia.

Métanlos en la mochila. Sientan el peso de la mochila. Puedo asegurarles que sus relaciones son la carga más pesada de su vida. ¿No sienten un peso clavándose en sus hombros? Todas esas negociaciones,  discusiones, secretos y compromisos…  No necesitan cargar con eso.

¿Por qué no dejan la mochila? Hay animales que viven cargando con otros en simbiosis toda su vida. Amantes sin suerte, cisnes monógamos… No somos esos animales. Si nos movemos despacio morimos rápido. Nosotros no somos cisnes, somos tiburones”. 
-Bingham, en Up in the air-

Esta alegoría nos sirve para ejemplificar algo que nos cuesta ver: cargamos demasiado a nuestras espaldas. Algunas cosas son necesarias y de otras nos deberíamos deshacer, pues solo deberíamos llevarlas con nosotros temporalmente.

Además, parte del peso que llevamos deberíamos cargarlo al corazón, pues cada obligación se aligera cuando la aceptamos y le encontramos su sitio. Este tipo de peso está constituido por los sentimientos, las emociones y las personas.

Para sumar vida a los años no hay edad
Para llenarte de fuerza no hay límites temporales. Ese instante que llamamos vida nos permite mirar con serenidad a nuestro alrededor y gritar sin miedo nuestros temores. Solo de esta manera lograremos hacer lo que deseamos, pues el único fracaso es no vivir.

Se trata de convivir con las arrugas y con la sabiduría que nos aporta el paso de los años. 

Nuestros surcos son el reflejo de nuestros aprendizajes y experiencias, de las flechas que nos hirieron de manera inesperada y de las asas de nuestra mochila.

No dejes que los miedos frenen tu vida. Atesora instantes y viaja con tus deseos a las espaldas. Nunca renuncies a la vida que quieres vivir.


jueves, 17 de agosto de 2017

Imprescindible


La palabra imprescindible es aquella que se usa normalmente para designar a las cosas, fenómenos, objetos o personas que son importantes en determinadas circunstancias u ocasiones y que no pueden ser reemplazadas por nada más porque son el centro de relevancia sin el cual no se podría llevar adelante lo que se intenta hacer. 

Algo es imprescindible cuando, justamente, no se puede prescindir de ello o cuando no se puede evitar estar ante su presencia ya que eso significaría que algo está incompleto.

El término imprescindible se encarna como la negación de algo prescindible. Todo lo prescindible es aquello sin lo que se puede estar , todo lo que se puede omitir o evitar en determinadas situaciones. Entonces, por contraste, lo imprescindible es todo aquello que tiene que estar sí o sí presente, que no se puede omitir o negar. 

El término imprescindible es en este sentido mucho más terminante y drástico que aquel al que se opone ya que significa que eso a lo que se hace referencia, aquello imprescindible, es mucho más importante que cualquier otra cosa o elemento.

Normalmente, el término imprescindible se puede utilizar en una variedad de ámbitos, espacios y circunstancias muy disímiles unos de los otros. Sin embargo, lo que se mantiene es sin duda el carácter de relevante que se le otorga a aquello de lo que se habla. Por ejemplo, puede ser imprescindible tomar determinada medicación para curar una enfermedad como también puede ser imprescindible presentar determinado formulario para realizar un trámite, como también puede serlo necesitar manzanas para hacer una torta de manzanas.

En cualquier caso, independientemente de cada caso, se está haciendo referencia a la idea de que tal elemento es central para la realización de una acción, para que un fenómeno tome lugar, para que se genere un cambio o se mantenga aquello que se quiera mantener.





Personalidad


Definición de Tipos de Personalidad
Cada tipo de personalidad refleja algunos rasgos de comportamiento habitual de las personas. Carl Jung considera que existen cuatro funciones esenciales para el ser humano: sentir, intuir, pensar y percibir.

En cualquier individuo existen rasgos particulares, siendo que nadie es igual a otro, sin embargo, al profundizar sobre un tipo específico de personalidad, se observa que están más desarrolladas ciertas características.

El carácter extrovertido es típico de aquella persona que se enfoca principalmente hacia el exterior. Es decir, es una persona sociable e inquieta que tiene una intensa vida social. Por tanto, son personas que encuentran una buena dosis de referencia personal en este contacto con los demás, en el plano social donde pueden ver y ser vistos.


Generalmente, intentan adaptarse a las situaciones con relativa facilidad. Por el contrario, el carácter introvertido es propio de personas que tienden a enfocarse en la interioridad como un bien esencial. Se recrea en sus sentimientos y emociones.

Las figuras de estudio según Carl Jung
1. Reflexivo introvertido es una persona que tiene una vida intelectual muy rica en matices. Pero no se siente cómoda en la relación con los demás. Su vida intelectual le hace proyectar una imagen de interés ante los demás.

2. Las personas sentimentales extravertida tienen grandes habilidades de empatía y sensibilidad para entablar lazos con los demás. Pero a su vez, también son vulnerables ante el vacío social o el rechazo por parte de los demás.

3. El sentimental introvertido es aquella persona que se siente cómoda en la soledad, le gusta pasar desapercibida en los eventos sociales. De hecho, tiende a evitar muchos de estos planes si son multitudinarios.

4. El intuitivo introvertido comprende a personas que, como indica su propio nombre, tienen una gran intuición. A veces parece que pudieran leer el pensamiento de otras personas al intuirlo por sus comportamientos.

5. El intuitivo extravertida es propia de personas a las que le encanta la aventura. Son personas a las que les gusta improvisar nuevos planes gracias a una agenda muy activa. Esta perspectiva de aventura también es el reflejo de personas que tienden a centrarse en sí mismas.

6. El individuo perceptivo extravertido persigue el placer. Por ejemplo, le encanta la buena mesa.

7. El perceptivo introvertido es propia de personas que expresan una mirada artística gracias a competencias sensoriales.

8. El sentimental introvertido es aquella persona que tiende a ser solitaria y que proyecta una imagen de nostalgia constante que le ata al pasado. El hecho de que sea solitaria no significa que sea egoísta ya que esta clasificación también muestra una atención habitual hacia las necesidades ajenas.

Autoconocimiento


“Si nos atrevemos, podemos ir en busca de nuestras propias respuestas y, finalmente, encontrarlas”

Desde siempre sentí la necesidad de ir más allá de la información académica recopilada en los libros, de traspasar el marco de investigación convencional, porque sus respuestas se me quedaban cortas, no me llenaban. Fue entonces cuando empecé a explorar el campo de posibilidades que me ofrecía el desarrollo de la percepción a la hora de desentrañar esos enigmas existenciales que todos nos hemos planteado alguna vez sobre quiénes somos, qué hacemos aquí y cuál es el sentido de nuestra vida.

Descubrí mucho más de lo que pensaba. Me di cuenta de que, si nos atrevemos, podemos ir en busca de nuestras propias respuestas y, finalmente, encontrarlas.

Suelo decir que no es que estemos en crisis, sino que vivimos momentos críticos que requieren toda nuestra lucidez y coraje para producir esa renovación íntima tan necesaria. Es hora de tomar conciencia de quienes somos realmente, de identificar el origen de los miedos que no nos dejan avanzar, de liberarnos de todo el dolor, que es el lado perverso del sentir, de encontrarle pleno sentido a la vida.

La vida está llena de sutilezas que pasamos por alto o banalizamos. Sin embargo, son esas sutilezas las que nos hacen reflexionar y ponernos a prueba. En estos tiempos de incertidumbre que vivimos, es más importante que nunca hacer aflorar ese lado delicado de nosotros mismos, a nivel de pensamientos, de emociones y sensaciones.

Es nuestro aliado más valioso, el que nos da las claves para superar los miedos y volver a confiar en la vida. Tenemos que recuperar esa delicadeza que nos humaniza y glorifica, que nos permite sentir toda la belleza que nos rodea. Por eso, el principal objetivo de este curso es propiciar el florecimiento de la sensibilidad a través del conocimiento profundo de nosotros mismos.

El trabajo de autoconocimiento requiere todo nuestro coraje y sinceridad para producir esa renovación interior que nos permite evolucionar, ser más coherentes con nuestra esencia y con nuestros actos. Es imprescindible tomarse tiempo para reflexionar en profundidad acerca de quiénes somos, en qué momento de nuestra evolución estamos y de qué manera podemos acceder a una visión global, más actualizada y real de nosotros mismos. 

Solo así podremos afrontar los desafíos que nos plantea la vida.


Cascabel Al Gato


‘Poner el cascabel al gato’ o ‘¿Quién pone el cascabel al gato?’ (y otras variantes) son de esas frases proverbiales que se utilizan ante una dificultad y la imposibilidad de llevar a cabo alguna tarea que acarreará cierto peligro. Un grupo de personas podrán ponerse de acuerdo en la conveniencia de realizar un acto que beneficiará al colectivo, pero el riesgo que comporta realizarlo provocará que no haya voluntarios para ponerlo en práctica.

Se utiliza la figura del gato debido a que dicha expresión se originó a raíz de una antiquísima fábula que versaba en la historia de un grupo de ratones que deseaban salir de la ratonera para ir a buscar comida pero que les era imposible hacerlo debido a que siempre eran sorprendidos por el felino que habitaba en aquel lugar. Tras reunirse los roedores decidieron que una buena idea para enterarse cuándo se acercaba el gato sería colocándole a éste un cascabel, pero ¿quién sería el valiente que se lo pondría?: Ninguno se presentó voluntario.

Son numerosísimas las fuentes señalan como origen de la expresión a Félix Lope de Vega, uno de los grandes dramaturgos del Siglo de Oro español, debido a que dicha fábula estaba introducida en la comedia ‘La esclava de su galán’ (publicada 1647, doce años después del fallecimiento del escritor madrileño) y que fue puesta en boca de Pedro (uno de los personajes) en la escena IX del primer acto:

El cuento viejo ha venido
aquí a pedir de cogote.
Juntáronse los ratones
para librarse del gato,
y después de un largo rato
de disputas y opiniones,
dijeron que acertarían
en ponerle un cascabel,
que andando el gato con él,
guardarse mejor podían.
Salió un ratón barbicano,
colilargo, hociquirromo,
y encrespando el grueso lomo,
dijo al senado romano,
después de hablar culto un rato:
«¿Quién de todos ha de ser
el que se atreva a poner
ese cascabel al gato?»

Pero realmente Lope de Vega no fue el primero en escribir dicha fábula, sino que mucho antes que él hubo otros que también lo hicieron.


La primera referencia que existe es la que señala al fabulista griego del siglo VI a.C. Esopo, a quien se le atribuye la fábula El gato y los ratones (en algunos lugares se encuentra bajo el título ‘Los ratones y el gato’):

La Accesibilidad Al Derecho A Saber


El principio de gratuidad de la información es uno de los elementos constitutivos del derecho a saber.

Si no existiera la gratuidad, el derecho a la información no sería un derecho humano fundamental en tanto que dividiría a quienes pueden ejercerlo, la minoría, de quienes no podrían hacer suyo este derecho.

Es aceptado que haya un costo mínimo por reproducir información, pero éste varía enormemente de una entidad federativa a otra, lo que permite identificar dónde hay un mínimo de voluntad hacia la apertura informativa y dónde se trata, en realidad, de casos de simulación.

El principio de gratuidad de la información es uno de los elementos constitutivos del derecho a saber.

Si no existiera la gratuidad, el derecho a la información no sería un derecho humano fundamental en tanto que dividiría a quienes pueden ejercerlo, la minoría, de quienes no podrían hacer suyo este derecho.

Es aceptado que haya un costo mínimo por reproducir información, pero éste varía enormemente de una entidad federativa a otra, lo que permite identificar dónde hay un mínimo de voluntad hacia la apertura informativa y dónde se trata, en realidad, de casos de simulación.


Lo Que Ocupa El Saber


Decimos que el saber no ocupa lugar para dar a entender que adquirir conocimientos es positivo, que aprender cosas nuevas y aumentar nuestra cultura no sólo no nos molesta, sino que nos enriquece. Pero, ¿el saber ocupa o no ocupa lugar?

Ciencia y medicina están de acuerdo: existe una pequeña parcela de nuestro cerebro en la que es necesario que las neuronas se regeneren. Simplificándolo mucho, podemos decir que, en ocasiones, necesitamos borrar antiguos recuerdos para dejar espacio a los nuevos. Es decir, el saber sí ocupa lugar.

En los procesos de aprendizaje y memoria es fundamental lo que ocurre en el hipotálamo, una parcela cerebral situada en el lóbulo temporal que se resetea cada cierto tiempo para dejar espacio al nuevo conocimiento. ¿Cómo es posible esta limpieza? Según algunos estudios, nuestro cerebro desplaza la memoria de unos compartimentos a otros, almacenándola finalmente en estructuras superiores como el neocórtex.

Al parecer, la regeneración neuronal es continua en el hipotálamo, una región especialmente sensible a enfermedades como el alzheimer y cuyos daños pueden derivar en problemas añadidos como la amnesia.

Por último, una curiosidad: según investigadores de la universidad japonesa de Toyama, hacer ejercicio físico favorece el ‘vaciado’ de recuerdos en el hipocampo.

“El saber no ocupa lugar…” ¿O sí?
 Este refrán, adagio o proverbio, que tantas veces hemos oído decir, se merece un análisis en profundidad.

Si dicho refrán lo entendemos como la referencia a un pensamiento, o a la acumulación de conocimiento, resulta evidente que no ocupa un lugar físico, como el que ocuparía un baúl o un armario, aunque sí ocuparía una parte de la memoria.

También es cierto que, aun hoy día, a pesar de los avances tecnológicos de la Ciencia, seguimos sin conocer hasta dónde es capaz de llegar nuestro cerebro, nuestra capacidad de acumular información, conocimiento, sabiduría
.
Y es que, del cerebro humano, a pesar de ser el órgano más importante de nuestro cuerpo, apenas sabemos nada de él.

Pero de algo sí nos hemos dado cuenta con el transcurrir de los miles o millones de años de evolución de los seres humanos y homínidos; y es que, a mayor tamaño de cerebro en proporción al resto del cuerpo, existe una mayor capacidad de razonamiento y acumulación de información o conocimiento. De hecho, se podría resumir diciendo que: la capacidad de razonamiento del cerebro, va determinada por una simple regla de tres directa. Y de igual manera, esta misma regla de tres, se puede aplicar a los cerebros informáticos o inteligencia artificial
.
También es cierto que, el continuo avance tecnológico, nos permite cada vez obtener mayor capacidad de almacenamiento de memoria en un espacio cada vez menor. La solución o respuesta a dicho paradigma, se encuentra en los elementos utilizados para conseguir la mayor capacidad en un mínimo espacio.

Y esta respuesta es la que nos puede servir a los seres humanos para comprender los procesos, o plantearnos el por qué existe tanta diferencia de criterio entre uno u otro individuo que poseen similar capacidad de razonamiento.

Como ya hemos visto, en el caso de la memoria artificial, la clave está en la calidad del material utilizado al efecto. Y dicho material, no sólo está compuesto por elementos físicos, sino que también interviene en todo el proceso una parte no física pero que sin embargo sí ocupa espacio: me refiero al sistema operativo de la inteligencia artificial.

El sistema operativo es la clave de casi todo: contiene el programa base por el cual la máquina trabajará, y hará posible o no, que el mismo sistema operativo se auto alimente y perfeccione de forma automática, en base a la información obtenida, ya sea externamente o de manera interna; mediante la experiencia que dicho sistema haya podido adquirir durante su funcionamiento. Lo cual nos lleva a una lógica conclusión: si no existe experiencia, no hay posibilidad de evolución del sistema operativo
.
Y es en ese momento cuando, la inteligencia artificial, no pasa de ser un mero ciclo o bucle repetitivo que no cesa de hacer siempre lo mismo, sin posibilidad de evolucionar, de cambiar, o de mejorar el sistema. Ya no es una inteligencia artificial, ahora es una simple máquina.





miércoles, 16 de agosto de 2017

Involucrados Con El Hacer


No puedes intentar hacer las cosas, debes hacerlas.
-Ray Bradbury

¿Quieres hacer algo o estás comprometido a hacerlo?  ¿Te das cuenta de la diferencia?  Es solo una palabra, pero esa sola palabra cambia radicalmente el significado de la frase.  Completamente.

Querer hacer algo es muy peligroso.  Es peligroso porque, si quieres hacer algo y luego no lo haces, te sientes mal y sientes que has fracasado.

Piensa en este ejemplo: Una mujer quiere bajar de peso, pero no hace el esfuerzo necesario para conseguirlo.  ¿Cómo va a sentirse esa mujer?  Efectivamente, muy mal porque a su sobrepeso, tiene que sumarle su sentimiento de frustración y fracaso por no haber conseguido hacer aquello que deseaba hacer.

Comprometerse va más allá del querer y te lleva a una siguiente dimensión.  Comprometerse significa que vas a poner los medios a tu alcance para conseguir hacer aquello que quieres hacer.

No significa que vayas a conseguirlo, no,  pero sí que estás comprometido y lo vas a intentar.  ¿Puedes fracasar?  Claro que sí pero una persona comprometida, cuando fracasa una vez, lo intenta otra, y si vuelve a fracasar, lo intenta otra vez.  Eso es compromiso.  

No escudarse en el primer fracaso para abandonar aquello que quieres o dejar de luchar por convertirte en aquella persona que quieres ser.  Otro buen ejemplo, es la mejora de la autoestima.  ¿Quieres mejorar tu autoestima o estás comprometido a mejorarla?

Reflexiona sobre todo esto.


Sin Límites


La capacidad humana para asumir retos, emprender grandes empresas y triunfar puede considerarse ilimitada si se considera los innumerables episodios de la historia en los cuales algunos personajes demostraron el suficiente coraje, perseverancia, astucia o creatividad necesaria para superar circunstancias adversas que parecían imposibles de trascender. Ahora bien, cuando se trata de personas que han rebasado el límite de edad que la sociedad considera aceptable para obtener logros, esa habilidad para alcanzar metas se ponen fácilmente en duda, se suele pensar que las personas mayores ya no cuentan con la suficiente fuerza, inteligencia y motivación requerida para llevar adelante importantes proyectos.

Sin embargo, existen muchos factores que pueden favorecer el conseguir el éxito con una edad avanzada, por ejemplo, en esta etapa de la vida la mayoría de las personas cuentan con un cúmulo de experiencias que le ayudarán a no cometer errores con facilidad, ni tomar decisiones impulsivas o a la ligera que pongan en riesgos sus metas. Además, generalmente en esta etapa de la vida ya no existen grandes responsabilidades familiares que atender a las que se les deba otorgar importantes cantidades de tiempo y dinero. Por lo cual, también es el momento en el que se dispone de una solvencia económica e incluso ahorros disponibles para poder invertir en planes a futuro.

Por si existe alguna duda respecto a los grandes logros que pueden obtenerse a una edad bastante avanzada sería interesante revisar la biografía de importantes personajes de la historia para los que la edad no fue mayor impedimento al momento de arriesgar a emprender grandes empresas
.
Aprender es adaptativo, y por lo tanto dinámico y evolutivo, con ello quiero decir que a medida que aprendemos cosas más cosas nos quedan por seguir aprendiendo, nuevas vías neuronales se estrenan y si nos esforzamos por disfrutar con el aprendizaje cada vez iremos adquiriendo nuevos conocimientos, estos, son tantos, que si viviéramos diez vidas aun no terminaríamos de aprender.

No existen límites para el aprendizaje, son 88000 millones de neuronas y un número infinito de combinaciones sinópticas.

Es maravilloso solo pensarlo.


Ocúpate En Ocuparte


Insistir, persistir y resistir: Claves para la búsqueda de empleo.

Crisis, colas interminables del paro, tasas desorbitadas de desempleo juvenil…  Todo ello, despierta en nosotros una emoción silenciosa pero intensa: miedo.

No es para menos, en medio de una crisis económica el protagonista pasa a ser el miedo a la supervivencia (a no llegar a fin de mes, no emanciparnos hasta los 40 o no poder tener una vida como la que habíamos planeado). Un miedo biológico, compartido con el resto de la especie animal y que puede llegar a ser realmente intenso.

El miedo no motiva. El miedo disminuye la creatividad, la capacidad de innovación, de adaptación a los cambios y nuestra visión de futuro. Nos hace caer en el más absoluto desánimo y nos lleva a un estado que los psicólogos denominamos de Indefensión Aprendida

Este término, acuñado por Martin Seligman, hace referencia a un estado psicológico en el que el ser humano ha “aprendido” a comportarse de forma pasiva debido a la sensación subjetiva de que “no se puede hacer nada” para modificar su situación (encontrar empleo).

Cuando actuamos de esa manera nos negamos la posibilidad de ser sujetos activos de cambio y acabamos asumiendo que la responsabilidad de su situación es externa e incontrolable y que nada podemos hacer para cambiar o mejorar su situación.

No obstante, si tienes la esperanza de que por medio de la intervención de algún tipo de actuación divina, o simplemente azar, deje de ser necesario poner de tu parte y tu sueño se cumpla; sentimos decirte que eso no va a funcionar.

No te engañes, encontrar trabajo no es cuestión de suerte, sino de esfuerzo y perseverancia y depende en gran medida de lo que TÚ hagas.

La clave está en insistir, persistir y resistir.

Insiste, se pesado. Si hay una empresa que te atrae y crees ser el candidato idóneo para ocupar un puesto de trabajo en la misma, hazte ver.

Persiste, no desistas en la búsqueda. Puede que hayas hecho decenas de entrevistas y ninguna haya tenido el resultado esperado. Aprende a verlo como parte del proceso de búsqueda y no ceses en tu empeño.

Resiste, no te dejes llevar por el miedo. Se creativo, innova, adáptate a los cambios y no caigas en el desánimo.



Sin Tapujos


Es probable que algunos de ustedes jamás hayan escuchado la palabra “tapujos”. Yo ya la he escuchado, pero muy poco la he usado. Es una palabra correcta y su significado es valioso. Esta palabra significa decir las cosas sin rodeo, disimulo, reserva, fingimiento y enredo. Ser cristianos auténticos, es ser cristianos sin tapujos. Lo que deseo decir es que la vida cristiana deberá estar caracterizada por la autenticidad lo cual se demuestra por la sinceridad, honestidad, veracidad e integridad con que se dicen y se hacen las cosas.

El significado de una vida sin tapujos puede interpretarse en dos sentidos. Primero, unos creen que “sin tapujos” o auténticos es ser honestos y sinceros al decir a las personas de una manera directa, pareja y clara lo que ellos creen, piensan y sienten independientemente de esto afecte a los demás. En otras palabras, estas personas no aceptan los errores y las cosas mediocres de los demás, y no se detienen para llamarles la atención por el error, descuido o irresponsabilidad. Cuando confrontan dicen las cosas sin rodeo, disimulo, fingimiento o hipocresía.

Segundo, hay otro tipo de personas que son tolerantes y prefieren que se cometan los mismos errores vez tras vez antes que enfrontar o llamar la atención a otra persona por no meterse en problemas. Este es el otro sentido que se le da a la vida sin tapujos, que nadie tiene derecho o autoridad moral para meterse en la vida de los demás, y que cada quien dará cuenta delante de Dios
.
La decisión de la norteamericana Brittany Maynard para evitar dolores y penas, a ella y sus seres queridos, ha revivido una discusión sobre la eutanasia que se remonta a las antiguas civilizaciones. En la griega la condenaba Hipócrates y la autorizaba Platón. Séneca y Epitecto apoyaron su aplicación en la romana y la Iglesia Católica y el Islamismo la han rechazado siempre. Francisco Bacon puso en circulación la palabra eutanasia (eu = bueno y thanatos = muerte) en su famosa “Utopía” del siglo XVII, donde establecía que era costumbre generalizada. Y, milagro entre milagros, pese a su letal sentido, tal palabra dio vida a su antónima: distanacia, equivalente al “encarnizamiento terapéutico”.

El debate sobre este tema persiste enconado. Para los religiosos de casi todos los signos la vida humana pertenece a Dios y nadie puede disponer de ella. Los humanistas laicos por su parte, librepensadores, agnósticos o ateos, rechazan tal interpretación. Pero, aunque hay poco espacio de nadie entre esos puntos de vista, también podría considerarse que la vida es un regalo de Dios sin condicionamientos y limitaciones para el titular de la misma.

Difícil opinar en este asunto, porque los temas de la vida y la muerte, siempre entrelazados, despiertan recelos. Y tomar partido exige recorrer un camino empinado y detenerse ante algunos obstáculos para evitar discusiones estériles. La verdad es esquiva cuando la pasión anda por medio y todavía más cuando el merecido reconocimiento a las creencias religiosas implica para muchos la obligación de compartirlas.

Trabajo cuesta aún reconocer que la tolerancia bien entendida no es disculpar o perdonar a quien no piensa como nosotros, sino aceptar el derecho de otros a discurrir u opinar diferente. Aún más: la opción que tenemos todos de buscar la verdad conforme las diferentes creencias religiosas o ninguna. Una regla de convivencia obligada para el civilizado entendimiento
.
En todo caso, la decisión de Brittany Maynard y de quienes por similares razones así procedan ya tiene marco legal en parte del mundo. Mientras llega la restante nadie tiene la prerrogativa de censurarlos basados en creencias que es derecho sagrado profesar pero no imponer a los demás.

Menos todavía, reclamarle a la joven Brittany que, privada de esperanzas, prolongara con penas y dolores, para ella y los suyos, una vida sin dignidad. O que manejara, como a otros les parece bien, sin conocerlos o sufrirlos, la personal medida de su valor o de sus miedos.


Personalidad


“El concepto de desarrollo de la personalidad puede describirse como el proceso vital por el que transcurre todo individuo donde se establecen unas bases y directrices de carácter y comportamiento determinadas a partir de las cuales se conforman los rasgos, valores y formas de funcionamiento organizados y estables en el”

El concepto de desarrollo de la personalidad puede describirse como el proceso vital por el que transcurre todo individuo donde se establecen unas bases y directrices de carácter y comportamiento determinadas a partir de las cuales se conforman los rasgos, valores y formas de funcionamientos organizados y estables en el tiempo de dicha persona.

Estos mecanismos devienen como referencia para la persona en sus interacciones con el contexto (ambiental o físico e interpersonal o social) en el que se desenvuelve habitualmente.
Así, el desarrollo se entiende como el resultado de la confluencia bidireccional entre unos factores más biológicos o internos (herencia genética) y otros factores contextuales o externos (ambiente). Entre los primeros se incluye el temperamento, que se define por una disposición emocional y motivacional intrínseca e innata que moviliza al sujeto por intereses de carácter primario.

Por otra parte, los factores ambientales pueden clasificarse en influencias comunes (normas, valores, creencias sociales y culturales externamente originadas) y las influencias personales (experiencias y circunstancias vitales particulares de cada sujeto, como por ejemplo, una enfermedad).

Puede decirse, por tanto, que a medida que el sujeto va madurando biológicamente y va incorporando nuevas experiencias y vivencias externas, va teniendo lugar el proceso de desarrollo de la personalidad propia.

Otro punto fundamental recae en la relevancia que posee el contexto ambiental en el que se desarrolla el individuo, el cual moldea e influye considerablemente en el proceso de adquisición de la autonomía indicado. Por ello, cada individuo posee sus particularidades y no puede establecerse un patrón universal que explique este proceso de forma general. Como la mayoría de aspectos referentes al desarrollo de la persona se caracteriza por su individualidad y por la diferenciación cualitativa respecto de otros sujetos.


El temperamento hace referencia a la predisposición emocional y motivacional innata cuyas manifestaciones se deben a origen biológico o hereditario, más primitivo. Es un fenómeno considerablemente estable en el tiempo y se halla sujeto en menor proporción a interferencias étnicas o culturales. Por el contrario, el carácter, de naturaleza más cognitiva e intencional, deriva de la influencia ambiental y cultural y es el producto de las experiencias vitales externas.